• La presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa, Nueva York, 25 de septiembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 9 de marzo de 2019 8:02

La presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), María Fernanda Espinosa, enfatizó que todo el mundo debe acatar el acuerdo nuclear con Irán.

Durante una rueda de prensa celebrada el viernes, la diplomática ecuatoriana considerando el pacto nuclear de 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (entonces conformado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), como el resultado de un acuerdo colectivo, hizo hincapié en que toda la comunidad internacional debe respetarlo y debe cumplirlo.

Por otro lado, en referencia a la postura de la Unión Europea (UE) en cuanto a la situación provocada por la salida del Gobierno de EE.UU. del referido acuerdo, la diplomática aseguró que la UE ha actuado bien en este campo, ya que desempeñó un papel crucial en el pacto y ha afirmado en reiteradas ocasiones que necesita un papel fuerte en base a las normativas internacionales.

Del mismo modo, Espinosa reafirmó que el mensaje de la Unión Europea para mantener el acuerdo es algo bastante claro, debido a que ellos no han escatimado ningún esfuerzo para alcanzar tal pacto. Agregó también que cualquier acuerdo que se firma, debe ser acatado y cumplido.

 

Las declaraciones de la presidenta de AGNU se generaron en momentos que la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha restaurado las sanciones económicas y ha prometido detener por completo la venta del crudo iraní. De seguido, amenaza con castigar a cualquier país que haga negocios con Irán.

En mayo de 2018, Trump anunció la salida de su país del acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y el Grupo 5+1, e instó otro más agresivo, que incluye entre otras medidas, el cese del desarrollo de los misiles balísticos iraníes.

La República Islámica rechazó tajantemente las condiciones impuestas por Washington para evitar las sanciones —que se reimpusieron en dos fases—, al considerar la propuesta estadounidense una gran injerencia en sus asuntos internos y una amenaza ilegal contra un miembro de las Naciones Unidas.

A su vez, las autoridades persas han asegurado que no negociarán con un país irresponsable como EE.UU., que no solo ha infringido la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), sino que también amenaza con castigar a los que acatan el pacto nuclear y la resolución que lo ratifica.

fmd/ktg/myd/hnb

Comentarios