• Agentes de la Policía federal de Argentina detienen a los hermanos Salomon por supuestos nexos con Hezbolá.
Publicada: viernes, 23 de noviembre de 2018 3:28

La detención de dos jóvenes musulmanes en Argentina por presuntos nexos con Hezbolá supone “una persecución” del Gobierno, denuncia el abogado de los detenidos.

El pasado 15 de noviembre, la Policía de Argentina detuvo en Bueno Aires (capital) a Axel Ezequiel Abraham Salomon, de 25 años, y a su hermano Kevin Gamal, de 23, por tener supuestamente lazos con el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

Su abogado Ismael Jalil denunció el jueves que las autoridades emitieron órdenes de arresto por los viajes que hicieron los acusados para visitar a su familia en El Líbano, mientras “hasta ahora no está escrito en ningún lado que ir a ver a sus ancestros signifique delito”, reprochó.

La operación para detener a los hermanos en víspera de la Cumbre de G20 en Buenos Aires, según el letrado, supone “una persecución” practicada por el Gobierno del presidente Mauricio Macri, contra quienes “profesan religiones diferentes”.

“Se trata de una persecución que es producto de un contexto en el cual el Gobierno, de algún modo, ha decretado que hay un enemigo interior que incluye no solo a los que piensan diferente sino también a los que profesan religiones diferentes”, indicó Jalil a la agencia española de noticias EFE.

El abogado prevé presentar una denuncia contra el Estado por “persecución por cuestiones de religión”, cuando el juez que dirige la causa resuelva la situación procesal de los hermanos, que se espera sea en unos siete días.

Se trata de una persecución que es producto de un contexto en el cual el Gobierno, de algún modo, ha decretado que hay un enemigo interior que incluye no solo a los que piensan diferente sino también a los que profesan religiones diferentes”, indicó el abogado Ismael Jalil.

 

“Cuando se venza ese plazo o antes, tiene que determinar si va a procesar, dictar falta de mérito o sobreseerlos. En cualquiera de los tres casos tiene que resolver el tema de la libertad”, añadió Jalil.

Los padres de los jóvenes detenidos niegan cualquier vinculación de la familia con Hezbolá y aclaran que las armas halladas pertenecieron al abuelo de los chicos, que fue militar desde los 18 años y murió en 2008 con 82 años, pero que permanecían guardadas.

Los lobbies proisraelíes en Argentina cuentan con mucha influencia. En 1992, hombres armados atacaron la embajada del régimen israelí en Buenos Aires, matando a 29 personas. Dos años después, un ataque contra el centro de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en la misma ciudad dejó 85 muertos. Ambos atentados fueron atribuidos sin fundamentos a Hezbolá e Irán.

Tanto el movimiento libanés como Irán han desmentido en reiteradas ocasiones las “infundadas acusaciones” que lo vinculan con ese atentado terrorista y denuncian que ese acto es una herramienta para ocultar la identidad de los verdaderos autores.

Los procesos judiciales en curso en Argentina por el atentado de 1994 parecen estar cargados de injerencias de los servicios de inteligencia israelíes.

ask/lvs/ahn/rba

Comentarios