• Los combatientes del grupo Talibán caminan en un lugar no revelado en la provincia de Nangarhar.
Publicada: domingo, 21 de abril de 2019 2:17

Decenas de insurgentes del grupo Talibán han muerto como consecuencia de operaciones de las fuerzas gubernamentales en varias zonas de Afganistán.

De acuerdo con fuentes militares, 24 talibanes muertos y cinco artefactos explosivos destruidos fue el saldo de un ataque ejecutado el sábado por las Fuerzas de Operaciones Especiales afganas en el distrito de Tarin Kot, provincia de Uruzgan (centro).

Una operación similar tuvo lugar en el distrito Gelan, en la provincia de Ghazni (oeste), donde las fuerzas gubernamentales lograron retomar el control de 21 aldeas que se encontraban bajo dominio insurgente. En el operativo, perdieron la vida 15 talibanes.

Además, las fuerzas afganas lanzaron ataques aéreos sobre los distritos de Bala Murghab, en Badghis, y Shirzad, en la provincia de Nangarhar (noroeste), los cuales causaron la muerte de al menos 13 milicianos y heridas a otros dos.

 

Talibán ha condicionado el proceso de paz en Afganistán a la retirada de las tropas extranjeras e insiste en acordar el calendario de su repliegue con EE.UU., no con el Gobierno en Kabul, al que califica de “títere”.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por EE.UU., invadió Afganistán en 2001, so pretexto de derrocar a Talibán e intensificar la lucha antidroga. La intervención militar, no obstante, sólo agravó la situación y allanó el camino para el surgimiento del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en este país asiático, luego de perder los territorios que controlaba en Irak y Siria.

La semana pasada, como cada año, el grupo armado lanzó su llamada “ofensiva de primavera”. Aunque este anuncio supone el comienzo de la “temporada de los combates”, en los últimos años, los ataques y enfrentamientos de los rebeldes no han cesado ni en el invierno.

lvs/ncl/nlr/mkh

Comentarios