• Fuerzas del movimiento popular yemení Ansarolá.
Publicada: domingo, 9 de mayo de 2021 18:35

La oficina del expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, confirma el deceso de 7800 de sus efectivos en la batalla por Marib en cuatro meses.

El director de la oficina de Mansur Hadi, Abdulá al-Alimi, ha admitido este domingo que un considerable número de sus fuerzas han caído o han resultado heridas desde principios de este año en curso durante la llamada Operación Saná para liberar la determinante provincia de Marib, conforme ha informado la agencia local de noticias alkhabaralyemeni.

“Desde principios de este año hasta principios de mayo, 2400 miembros de las fuerzas de Mansur Hadi fueron asesinados y 5400 resultaron heridos”, ha afirmado Al-Alimi.

Asimismo, ha indicado que el gobierno del expresidente fugitivo no quiere perder Marib, por lo que ha anunciado que están dispuestos a negociar con las autoridades del movimiento popular yemení Ansarolá.

 

Las declaraciones de Al-Alimi se producen después de que el gobernador de Marib, Sultán al-Arada, afiliado al gobierno de Mansur Hadi, calculara previamente que la cifra de muertos en Marib se situaba en 60 000.

Mientras tanto, Muhamad Ali al-Houthi, miembro del Consejo Político Supremo de Yemen, ha establecido una condición sine qua non para detener los combates en la provincia de Marib, a saber: la salida de los extranjeros, y de los terroristas de Daesh y Al-Qaeda.

De igual modo, ha exigido que el gobierno de Mansur Hadi garantice la estadía de los principales habitantes de la zona en la provincia.

En los últimos meses, Marib se ha convertido en escenario de encarnizados enfrentamientos entre el Ejército de Yemen y los mercenarios al servicio de la llamada coalición liderada por Arabia Saudí que, desde marzo de 2015, lleva a cabo una campaña sin cuartel de agresiones contra el país más pobre del mundo árabe.

sbr/anz/tqi/mkh