• Fuerzas israelíes se ven fuera de la Mezquita de Al-Aqsa para evitar la entrada de los palestinos, 17 de abril de 2022. (Foto: Getty Images)
Publicada: miércoles, 20 de abril de 2022 1:17
Actualizada: miércoles, 20 de abril de 2022 11:50

Venezuela denuncia la actual violencia israelí contra los palestinos en la Mezquita Al-Aqsa, y tacha lo ocurrido de una “violación a la libertad de culto”.

Venezuela condena, en los términos más enérgicos, los hechos de violencia ocurridos en las adyacencias de la Mezquita Al-Aqsa desde el pasado 15 de abril contra los feligreses palestinos por el régimen de Israel, ha destacado este martes el Gobierno venezolano.

Mediante un comunicado, Caracas ha considerado la nueva serie de agresiones del régimen usurpador como una “violación al statu quo de los lugares sagrados y de la libertad de culto”, previstos en el tratado de paz firmado en 1994, que trata de cesar las violencias israelíes contra la nación palestina, iniciadas tras la creación del estado artificial de Israel.

El informe ha llamado a la comunidad internacional a sumarse al rechazo de estas acciones violentas en la ciudad sagrada de Al-Quds (Jerusalén), además de urgir al régimen de Tel Aviv a “respetar los sitios sagrados y los derechos humanos, a la vida, a la integridad física, a la identidad y a las creencias”.

 

Venezuela “reitera su repudio a las acciones genocidas de las fuerzas israelíes y hace votos por el respeto a la plena soberanía, independencia y paz del Estado de Palestina”, concluye la nota.

¿Qué ocurre en Palestina?

Desde el comienzo del mes de Ramadán, la violencia de las fuerzas israelíes se ha extendido en la Mezquita Al-Aqsa y en Jerusalén, donde las fuerzas del régimen de Tel Aviv irrumpen diariamente en el recinto del centro religioso.

La escena más agresiva ocurrió el pasado viernes (15 de abril) cuando la cruel irrupción de los fieles en el recinto de la mezquita dejó más de 200 palestinos heridos y los soldados del ejército de ocupación detuvieron a otros 400 en el centro sagrado que se considera el tercer lugar más importante para los musulmanes del mundo. 

sar/mrg