• Un bombero apaga un fuego en un sitio destruido en Damasco, capital de Siria, tras un ataque de EE.UU., 14 de abril de 2018. (Foto: Reuters)
Publicada: martes, 16 de marzo de 2021 15:02
Actualizada: martes, 16 de marzo de 2021 15:58

El canciller de Venezuela condena la agresión de EE.UU. y sus aliados contra Siria, subrayando que no pudieron quebrantar la voluntad del pueblo “libre” sirio.

“EE.UU. y sus aliados son responsables” de la agresión a Siria, hizo hincapié el lunes el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, a través de un mensaje en Twitter con motivo del décimo aniversario del inicio de la guerra en el país árabe.

Arreaza lamentó los cerca de 400 000 muertos, entre ellos, 22 000 niños, que se ha cobrado la guerra en Siria en 10 años, para luego destacar que la nación siria ha prevalecido, asegurando que “la arrogancia occidental y el terrorismo sembrado, no pudieron con la voluntad y dignidad de un pueblo libre”.

Rusia pide cese de injerencia occidental en Siria

Además, el representante permanente de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vasili Nebenzia, enfatizó la misma jornada, ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), que, mientras el Occidente siga interfiriendo en Siria, las posibilidades de alcanzar una paz serán menos plausibles.

“Consideramos que una condición previa clave en el acuerdo de paz es el cese de la ocupación extranjera y las actividades militares que no han sido aprobadas por el Gobierno legítimo del país”, remarcó Nebenzia.

 

El 15 de marzo de 2011, Siria empezó a ser escenario de protestas de un grupo de manifestantes antigubernamentales que, muy pronto, fueron aprovechadas por actores extranjeros para convertirlas en una guerra en toda regla que destruyó el país árabe y provocó la muerte de cientos de miles de sirios. Al respecto, Damasco denuncia que la magnitud de la destrucción y de las muertes fue parte de un complot occidental para hacer caer al Gobierno sirio.

En este sentido, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), en un comunicado emitido el domingo, declaró que la guerra en Siria ha dejado cerca de 400 000 muertos. De las víctimas, 117 388 eran civiles, de los cuales 22 254 eran menores de edad.

A pesar de todo, Siria logró acabar con el terrorismo y ahora se encamina a resurgir de sus cenizas mientras espera el regreso de sus ciudadanos a sus hogares.

mdh/anz/tqi/hnb