• El canciller venezolano, Jorge Arreaza, en la reunión anual del CDHNU en Ginebra (Suiza), 25 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 27 de febrero de 2021 8:44

Venezuela reafirma que desconoce jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en controversia territorial sobre la disputada zona del Esequibo.

Mediante un comunicado emitido el viernes por la Cancillería venezolana, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro informó que participó “por cortesía”, no como parte del procedimiento, en una reunión virtual con la presidenta de la CIJ, Joan E. Donoghue, tras una demanda unilateral de Guayana en medio de la disputa territorial sobre el Esequibo.

“Venezuela ha reafirmado expresamente su posición histórica de no reconocimiento de la jurisdicción de la Corte para conocer la controversia territorial sobre la Guayana Esequiba”, se lee en el documento publicado por el canciller venezolano, Jorge Arreaza.

No obstante, añade, Venezuela destaca la vigencia del Acuerdo de Ginebra de 1966 para alcanzar un arreglo práctico y mutuamente satisfactorio para las partes, mediante negociaciones amistosas.

El Gobierno venezolano consideró que la demanda de Guayana “lesiona el sentido, propósito y razón”, enfatizando que no existe base de jurisdicción para este caso.

Asimismo, expresó su preocupación por el “apresuramiento no justificado” de este proceso legal, ya que, explicó, para el Gobierno bolivariano, se trata de “un asunto secular de gran trascendencia”.

¿En qué consiste la disputa territorial?

Desde hace más de un siglo, Venezuela y Guyana, que antes era una colonia del Reino Unido, se disputan un territorio de unos 159 mil kilómetros cuadrados. En 1897, Venezuela y el Reino Unido firmaron un tratado en el cual se comprometían a resolver el problema limítrofe mediante arbitraje internacional, que falló a favor del Reino Unido, ya que la representación de Venezuela, sin presencia de un miembro desde el país bolivariano, había quedado en manos de EE.UU.

Las tensiones aumentaron en 2015, después de que la petrolera estadounidense Exxon descubriera un importante yacimiento en la parte marítima del territorio reclamado. Guyana pidió el 29 de marzo de 2018 a la CIJ que resolviera el conflicto, dos meses después de que el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, derivara a esa corte la disputa fronteriza.

En diciembre de 2020, la Corte se declaró “competente” para analizar “la validez del laudo arbitral del 3 de octubre de 1899”, que trazó la frontera entre ambos países y que había sido anulada en 1966, tras suscribirse el Acuerdo de Ginebra.

Ante tal situación, el Gobierno venezolano que nunca ha reconocido la soberanía de Guyana sobre la zona y asegura que la controversia debe ser resuelta en el marco del Acuerdo de Ginebra, estableció un nuevo territorio marítimo en su fachada atlántica para “salvaguardar los espacios del país”, al tiempo que envió una carta de protesta a la ONU.

nkh/mrg