• 
Sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela en Caracas (capital).
Publicada: domingo, 14 de abril de 2019 21:52

Venezuela denuncia el “impacto criminal” generado por las sanciones impuestas por Estados Unidos contra la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

En un comunicado emitido este domingo, la Cancillería de Venezuela ha señalado que los convenios de salud ejecutados por PDVSA benefician a cientos de pacientes sometidos a tratamientos en centros de salud en el exterior y más de 500 mil pacientes a nivel nacional.

No obstante, ha advertido que las sanciones impuestas por Washington contra el petróleo venezolano impiden el cumplimiento de sus programas de asistencia humanitaria para casos de salud de especial dificultad para la población venezolana.

“Con las recientes medidas tomadas para endurecer el bloqueo ilegal contra PDVSA, han quedado en situación de extrema vulnerabilidad pacientes venezolanos que han viajado a recibir tratamientos en diferentes países”, ha lamentado la nota.

Con las recientes medidas tomadas para endurecer el bloqueo ilegal contra PDVSA (compañía estatal Petróleos de Venezuela), han quedado en situación de extrema vulnerabilidad pacientes venezolanos que han viajado a recibir tratamientos en diferentes países”, denuncia un comunicado de la Cancillería venezolana.

 

Por otro lado, el Ministerio venezolano de Exteriores ha recalcado que este tipo de embargos de EE.UU., constituye una flagrante violación de los derechos humanos de los pacientes afectados, y sus efectos son diametralmente opuestos a los que proclaman bajo la falsa bandera de la ayuda humanitaria.

“Venezuela continúa haciendo gestiones para lograr hacer efectivos los recursos necesarios para los tratamientos médicos en el exterior, sin éxito hasta ahora, razón por la cual denuncia ante el mundo los nefastos efectos sociales de la política imperialista de agresión contra Venezuela”, ha insistido.

Ante esta situación, la Cancillería venezolana ha llamado a la comunidad internacional para que actúe conforme a la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para neutralizar “la crueldad de las decisiones imperialistas e inhumanas” del Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump.

La situación en Venezuela se ha agravado desde enero de este año, en concreto, tras el intento de golpe de Estado de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —controlada por la oposición y en desacato desde 2016—, quién se autoproclamó como “presidente interino” del país, con el apoyo de EE.UU.

Desde entonces, Washington se ha esforzado al máximo para derrocar al Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, con una campaña de presión militar y financiera sobre Caracas.

fmk/rha/hgn/alg

Comentarios