• El ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, habla en una rueda de prensa en Bruselas (capital belga), 11 de abril de 2018.
Publicada: miércoles, 11 de abril de 2018 20:04
Actualizada: miércoles, 11 de abril de 2018 22:55

Después de que los lazos bilaterales entre España y Venezuela se congelaran por las tensiones surgidas, ambos países han anunciado este miércoles que van a hacer todo lo posible por reducir los pulsos políticos en las relaciones entre Madrid y Caracas.

“Para que volvamos a abrir espacios de diálogo y podamos dentro de lo posible, si así fuera posible, en ese proceso de diálogo, normalizar la relación diplomática con España”, ha aseverado el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, durante una rueda de prensa celebrada en Bruselas (capital belga).

Por su parte, el ministro de Exteriores de España, Alfonso María Dastis, ha indicado, en un comunicado, que los representantes de los dos Estados “han reconocido la conveniencia de normalizar un diálogo bilateral teniendo en cuenta los importantes vínculos existentes entre ambos países”.

En esta línea, Arreaza ha señalado a la prensa que el viceministro venezolano para la Unión Europea (UE), Yván Gil, fue recibido por el secretario español de Estado para Iberoamérica, Fernando García Casas, en Madrid (capital española) con la “instrucción” del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de volver “a abrir espacios de diálogo”.

Para que volvamos a abrir espacios de diálogo y podamos dentro de lo posible, si así fuera posible, en ese proceso de diálogo, normalizar la relación diplomática con España”, asevera el ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza.

 

Las relaciones entre España y Venezuela se mantienen en su punto más bajo desde que el Gobierno de Maduro expulsara, el 25 de enero, al embajador español en Caracas (capital venezolana), Jesús Silva Fernández, a quien declaró persona non grata por “sus continuas agresiones” al Gobierno venezolano.

La medida de Caracas no quedó sin respuesta y el Gobierno español adoptó la misma postura, “en estricta reciprocidad”, y obligó al embajador de Venezuela en Madrid, a abandonar el país europeo.

Los lazos entre estos países se deterioraron bastante cuando el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, mantuvo un encuentro con una delegación de la oposición venezolana, integrada por el expresidente de la Asamblea Nacional (AN) Julio Borges, el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma y el coordinador del partido Voluntad Popular, Carlos Vecchio, en la que el mandatario español ratificó “la defensa de la libertad, el progreso, los derechos humanos y elecciones democráticas con plenas garantías”.

mpm/anz/fmk/rba

Comentarios