• El ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, en Alemania, 17 de febrero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 16 de abril de 2019 10:30
Actualizada: miércoles, 17 de abril de 2019 1:48

Turquía resalta que compró sistemas de misiles S-400 a Rusia para elevar sus capacidades defensivas y rechaza las amenazas de Estados Unidos al respecto.

“Turquía enfrenta la amenaza de misiles y ataques por aire. Es algo muy normal que deseemos desarrollar nuestro sistema antiaéreo y antimisiles para afrontarla. Es una cuestión de soberanía, independencia, seguridad y defensa”, ha dicho este martes el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar.

En declaraciones ante periodistas en Washington (capital estadounidense), Akar ha denunciado las presiones de la Administración de EE.UU. contra Ankara por la compra de los S-400 rusos, y ha lamentado, en especial, las amenazas de la Casa Blanca para cancelar la entrega de los aviones de combate F-35 a Turquía.

“No se deben relacionar la adquisición de los S-400 y el proyecto F-35”, ha indicado el titular turco de Defensa, mientras hablaba de la alta posibilidad de que los sistemas antiaéreos rusos serán posicionados probablemente en Ankara (capital) y Estambul.

Al ser preguntado sobre si Turquía está lista frente a las locuciones de EE.UU. sobre una posible sanción acerca de los F-35, Akar ha dicho que Ankara dispone de cualquier tipo de preparativos contra contingencias.

Turquía enfrenta la amenaza de misiles y ataques por aire. Es algo muy normal que deseemos desarrollar nuestro sistema antiaéreo y antimisiles para afrontarla. Es una cuestión de soberanía, independencia, seguridad y defensa”, ha dicho el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar.

 

En virtud de un acuerdo de préstamo alcanzado por Rusia y Turquía en diciembre pasado, se espera que la entrega de los sistemas de S-400 comience entre finales de 2019 y principios de 2020.

Estados Unidos que considera los S-400 “una amenaza” para las capacidades tecnológicas más avanzadas de su Ejército, ha amenazado en reiteradas ocasiones a Turquía con imponerle sanciones y detener la entrega de los F-35 o el sistema de misiles Patriot en el marco de la denominada Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés).

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha denunciado que las amenazas de Washington a Ankara no tienen nada que ver con los S-400 rusos, sino que se deben a la independencia de la que hace gala Turquía.

mnz/rha/msm/mkh

Comentarios