• El portavoz de la Presidencia de Turquía, Ibrahim Kalin.
Publicada: jueves, 15 de marzo de 2018 16:11

El portavoz de la Presidencia de Turquía, Ibrahim Kalin, revela algunos puntos de las colaboraciones de su país con EE.UU. sobre Siria a la vez que asegura que su país no entregará la localidad al Gobierno sirio después de que se complete la llamada ‘Operación Rama de Olivo’ de Ankara.

Según el portavoz, Ankara espera eliminar a los milicianos kurdos de Afrin “muy pronto”, sin embargo, agrega que Turquía no tiene intención de entregar la ciudad al Gobierno sirio después de que termine la operación militar en esta localidad, al noroeste de Siria.

Asimismo, el vocero turco ha anunciado que Ankara y Washington formarán una “zona segura” alrededor de la ciudad norteña de Manbiy (actualmente controlada por fuerzas respaldadas por EE.UU.) si el país norteamericano “cumple sus promesas”.

Ha explicado que el acuerdo con Washington al respecto era vinculante y que un cambio de secretario de Estado de EE.UU. no lo cambiaría, incluso si lleva a una demora de 1 o 2 semanas.

La Agencia Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT, por sus siglas en turco) está trabajando en la extracción de militantes del Frente Al-Nusra de Guta Oriental de Siria”, asevera el portavoz de la Presidencia de Turquía, Ibrahim Kalin.

 

Hablando aún más allá, el portavoz ha señalado que la Inteligencia turca estaba organizando la huida de los terroristas del Frente Al-Nusra (autoproclamado como Fath Al-Sham), apoyado por EE.UU. de la región de Guta Oriental, sita al este de Damasco, la capital siria, donde el Ejército sirio ha lanzado una intensa operación contra los grupos armados y extremistas, entre ellos, el mismo Al-Nusra.

“La Agencia Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT, por sus siglas en turco) está trabajando en la extracción de militantes del Frente Al-Nusra de Guta Oriental de Siria”, ha aseverado.

Turquía lanzó el 20 de enero la llamada operación Rama de Olivo para eliminar a la milicia kurda después de que saliera a la luz una información, según la cual, Estados Unidos tenía planeado entrenar a un nuevo ejército compuesto por 30.000 milicianos kurdos en Siria.

Esta operación militar ha atraído críticas por parte de organizaciones internacionales por informes que evidencian que los ataques turcos han dejado una gran cantidad de víctimas civiles.

Desde un principio, Siria condenó “la flagrante agresión” de las fuerzas de Turquía contra su soberanía y le urgió a poner fin a su presencia militar en el país árabe.

tmv/ktg/fmk/hnb

Commentarios