• El director estadounidense Quentin Tarantino en la manifestación celebrada en Nueva York (noreste de EE.UU.) contra la brutalidad policial.
Publicada: miércoles, 4 de noviembre de 2015 1:42

Quentin Tarantino afirmó el martes no sentirse intimidado por los sindicatos de policías estadounidenses que llamaron a boicotear sus películas, después de que el cineasta se manifestara por las muertes de sospechosos negros desarmados a manos de oficiales.

Los agentes se quejan de que el director de cine les llamó "asesinos" durante una marcha en Nueva York (noreste de EE.UU.) celebrada el 24 de octubre.

Lo que están haciendo es muy obvio (...) En lugar de analizar el problema de la brutalidad policial que existe en este país, es mejor atacarme. Su mensaje es claro: callarme, desacreditarme, intimidarme", según indicó el cineasta estadounidense Quentin Tarantino.

Tarantino aseguró ese día que las autoridades no están tomando medidas para frenar este tipo de muertes, de lo contrario "estos policías asesinos estarían en prisión o al menos enfrentando cargos".

"Lo que están haciendo es muy obvio", declaró el director el martes al diario Los Angeles Times.

"En lugar de analizar el problema de la brutalidad policial que existe en este país, es mejor atacarme. Su mensaje es claro: callarme, desacreditarme, intimidarme", explicó el cineasta.

La Policía de Estados Unidos hace uso de la brutalidad en sus detenciones.

 

El boicot ha sido convocado por los sindicatos policiales de Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Filadelfia y Nueva Jersey, y apunta principalmente a "The Hateful Eight", la última cinta de Tarantino que se estrena el día de Navidad.

Tarantino, ganador de dos Óscar por las películas "Pulp Fiction" y "Django Desencadenado", es una de las celebridades que más ha denunciado las sonadas muertes de ciudadanos negros en actuaciones policiales.

El cineasta también participó el mes pasado en Nueva York en la lectura del nombre de las 250 personas abatidas en los últimos 20 años.

La brutalidad de la Policía estadounidense ha sido objeto de numerosas críticas por parte de diferentes organizaciones e instituciones de derechos humanos.

El pasado mes de julio, Amnistía Internacional (AI) afirmó que la Policía de ninguno de los estados de Estados Unidos cumple con las normativas internacionales a la hora de utilizar las armas letales.

En los últimos 15 años, al menos 5600 personas perdieron la vida por la brutalidad policial en Estados Unidos, según muestra un mapa interactivo en función de una base de datos de la ONG Fatal Encounters, publicado el pasado mes de abril.

myd/nii/

Comentarios