• Fenómeno de Pedofilia en Iglesia Católica.
Publicada: miércoles, 10 de junio de 2015 22:59

El papa Francisco ordenó este miércoles la creación sin precedentes de un tribunal que permita juzgar a los obispos que cometan delitos de abuso de poder, entre ellos aquellos en contra de menores y personas frágiles.

El portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, indicó que el tribunal estará a cargo de una sección de la Congregación de la Doctrina de la Fe, el brazo doctrinal del Vaticano, y juzgará obispos con respecto a delitos de abuso de poder relacionados con el abuso a menores, el caso que responde a una medida exigida desde hace años por las víctimas de estos delitos.

Lombardi detalló que en el derecho canónico no había mecanismos para encarar esos casos, por lo que el papa Francisco introdujo el delito de "abuso de poder episcopal" y ordenó la creación de esta instancia y aprobó los fondos para ponerla en marcha.


El fenómeno de pedofilia en la iglesia católica ha provocado la desconfianza en la opinión pública, por lo que se ve obligada a adoptar medidas ante este caso.

 

Lombardi, afirmó a la prensa que los obispos podrían también ser juzgados si no consiguen tomar medidas para evitar los abusos a menores.

Los grupos de víctimas han instado durante años al Vaticano para establecer unos procedimientos claros que hagan a los obispos más responsables por los abusos en sus diócesis, incluso si no son directamente responsables de ello.

El año pasado, el papa Francisco designó una comisión de representantes, conformada por cardenales y obispos, que se encargaría de trabajar en las impugnaciones a sacerdotes acusados de abusos sexuales a menores de edad.

En los últimos años, la Iglesia católica ha visto seriamente dañada su imagen por diversos escándalos relacionados con casos de pederastia; delito que la mayoría de las veces ha quedado oculto bajo el silencio de los arzobispos locales y el propio Vaticano, y que ha provocado la pérdida de la confianza del pueblo en esta institución.

Las denuncias de abusos sexuales contra menores, cometidos por curas de la Iglesia, han obligado al Vaticano a reconocer en reiteradas ocasiones la gravedad de la situación y admitir ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que no hay excusas para los pederastas.

tmv/ncl/rba

Comentarios