• Avión no tripulado estadounidense, RQ-4 Global Hawk en pleno vuelo.
Publicada: lunes, 18 de noviembre de 2019 16:15

Un avión espía estadounidense se acercó a las bases de Rusia en Siria para recopilar información militar de las tropas rusas desplegadas en el país levantino.

Conforme a los datos de monitoreo de PlaneRadar.ru, un Global Hawk, avión no tripulado (dron) de EE.UU., realizó varios vuelos cerca de las bases rusas, ubicadas en el país árabe, acercándose a ellas a una distancia de entre 35 y 45 kilómetros.

Otros datos revelados demuestran que dicho avión también hizo vuelos a lo largo de la costa palestina, ocupada por Israel, y la de El Líbano, desde donde puede vigilar las zonas de la capital siria, Damasco.

Los vuelos se llevaron a cabo a unos 16 000 metros de altura sobre las aguas internacionales del Mediterráneo Oriental. Global Hawk no violó la frontera marítima de Siria.

LEER MÁS: Avión de EEUU espía sistemas S-300 rusos en costas de Siria

El dron recopila información desde una gran altura (18 300 metros), algo que teóricamente lo protege de ataques desde tierra. Y como es muy liviano, tiene un alcance de 22 780 kilómetros y puede volar sin interrupción durante 32 horas.

Los aviones espías de Estados Unidos—que encabeza la llamada coalición internacional junto a sus aliados contra los grupos terroristas en Siria— se avistan a menudo en el cielo de Mediterráneo Oriental.

 

La gobernación siria de Latakia alberga dos bases militares de Rusia

Rusia tiene una base naval y otra aérea en la provincia siria de Latakia. Su base naval está ubicada en la ciudad de Tartús, mientras que la aérea sita en la ciudad de Latakia. Además, el pasado jueves, anunció la creación de otra base aérea en la ciudad de Qamishli, en la provincia Al-Hasaka, sita en el noreste de Siria.

No obstante, las dos bases rusas han sido atacadas numerosas veces por los grupos terroristas y los llamados rebeldes.

LEER MÁS: Rusia repele ataque con drones a su principal base aérea en Siria

mkh/ctl/myd/mjs

Comentarios