• El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (izq.), y el director del servicio de inteligencia israelí (el Mossad), Yossi Cohen.
Publicada: jueves, 10 de enero de 2019 0:34
Actualizada: jueves, 10 de enero de 2019 3:36

Según un informe, Israel planea, junto a algunos países árabes, adoptar ciertas medidas para contrarrestar la influencia de Irán y Turquía en Siria.

Un artículo publicado el martes por el sitio Middle East Eye, con sede en Londres (capital del Reino Unido), informó que el director de los servicios secretos del régimen israelí (el Mossad), Yossi Cohen, se reunió con altos funcionarios de Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU) para planear cómo disminuir la influencia iraní y turca en la región.

La trama urdida por estos en la cita incluye aceptar al Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad, de nuevo en la Liga Árabe (LA), ayudar al Departamento norteamericano de Defensa (el Pentágono) en los repliegues de las tropas estadounidenses de Siria y Afganistán, defender a los kurdo-sirios frente a los ataques turcos y atenuar la influencia política de Ankara en Irak, agregó el reporte.

En este sentido, el texto resaltó el hecho de que los altos funcionarios que participaron en el referido encuentro reconocieron que sería imposible obligar a Siria a romper sus relaciones con Irán, por lo que discutieron sobre el mensaje que tenían que transmitir al Gobierno de Damasco para intentar alejarlo de Teherán.

 

Asimismo, Middle East Eye señaló que en la reunión se trataron también las consecuencias derivadas del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul (Turquía), cuya responsabilidad ha sido atribuida al príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud.

Si bien el asesinato de Khashoggi ha llevado a que los legisladores de Estados Unidos y otros países occidentales pidan una reevaluación de los lazos con Arabia Saudí, el premier israelí, Benjamín Netanyahu, ha dicho que este “espantoso” asesinato no debería eclipsar la importancia de la estabilidad del reino para la seguridad mundial.

La antipatía compartida hacia Irán ha llevado a Arabia Saudí y sus aliados regionales —EAU, Baréin y otros—, a desarrollar lazos clandestinos con el régimen israelí en los últimos años.

lvs/anz/fdd/rba

Comentarios