• El representante sirio ante la ONU, Bashar al-Yafari, durante una sesión del CSNU, 5 de noviembre de 2018. (Foto: Naciones Unidas).
Publicada: martes, 6 de noviembre de 2018 1:33
Actualizada: martes, 6 de noviembre de 2018 19:30

El representante de Siria ante las Naciones Unidas acusa al Occidente de facilitar el acceso de armas químicas a los grupos terroristas en el país árabe.

“Países occidentales alientan a los grupos terroristas a utilizar armas químicas contra civiles en (la provincia noroccidental de) Idlib y luego fabricar las pruebas para acusar al Gobierno sirio a fin de provocar una intervención militar de esos países para salvar a los grupos terroristas”, ha denunciado este lunes Bashar al-Yafari en una sesión de los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU).

A continuación, el diplomático sirio ha manifestado su extrañeza de que el CSNU no tome las medidas pertinentes contra los Estados que patrocinan, apoyan y financian a las bandas extremistas que operan en Siria.

En este contexto, ha afirmado que países occidentales miembros del Consejo de Seguridad se aprovechan de las distintas agencias de las Naciones Unidas para encubrir tanto sus crímenes como de los terroristas, contra el pueblo sirio.

Tras recordar que Damasco siempre ha condenado el uso de armas prohibidas, incluidas las de destrucción masiva, por considerarlo un crimen en contra de la humanidad, Al-Yafari ha dejado claro que el Ejército sirio no ha utilizado ni posee armas químicas.

Países occidentales alientan a los grupos terroristas a utilizar armas químicas contra civiles en (la provincia noroccidental de) Idlib y luego fabricar las pruebas para acusar al Gobierno sirio a fin de provocar una intervención militar de esos países para salvar a los grupos terroristas”, dice el representante sirio ante Naciones Unidas, Bashar al-Yafari.

 

Varios informes señalan que los llamados cascos blancos han enviado materiales químicos a Idlib y han secuestrado a decenas de niños, trasladándolos a un lugar desconocido, en un intento por crear un “show” de ataque químico en vísperas de la gran ofensiva del Ejército sirio para arrebatar la citada provincia a los terroristas.

Idlib es el último bastión de los grupos terroristas, en particular del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), que, según algunos informes, cuenta con el apoyo de varios países occidentales.

Rusia también ha expresado preocupación por la información obtenida sobre posibles ataques químicos terroristas en Siria con el objetivo de acusar al Ejército sirio.

“Los alarmantes informes provienen de distintas fuentes y aseguran que algunos grupos terroristas y extremistas desplegados en Siria siguen tratando de organizar provocaciones a gran escala usando armas químicas y agentes tóxicos”, ha advertido recientemente la Cancillería rusa en un comunicado.

alg/ncl/lvs/hnb

Comentarios