• Un cazabombardero F-16 de las fuerzas de guerra israelíes.
Publicada: sábado, 10 de febrero de 2018 15:36
Actualizada: sábado, 10 de febrero de 2018 17:55

Las fuerzas de guerra israelíes han llevado a cabo este sábado decenas de ataques ‎aéreos contra zonas, arsenales e instalaciones militares en distintos lugares de Siria ‎en represalia por el derribo de un cazabombardero F-16 israelí por la defensa ‎antiaérea del Ejército sirio.

Uno de los ataques lanzados por Israel tenía como objetivo la base de la 104 División de Defensa Aérea, situada al norte de Damasco, capital siria, y ha dejado varios heridos entre los miembros de esa división y de la Guardia Republicana Siria, brazo militar de las fuerzas especiales, que cuenta con más de 25 000 integrantes, y es responsable de garantizar la seguridad de Damasco.

También han bombardeado el polvorín de la base militar de Al-Kiswah y puestos y bases militares en la zona de Al-Deimas (ambas están a escasos kilómetros de Damasco), y varios militares sirios han resultado heridos.

Todos estos ataques apuntaban contra objetivos próximos a los altos de Golán, lo que vendría demostrando que el régimen de Tel Aviv, por miedo a perder más aviones bajo el fuego de los sistemas antiaéreos sirios, no se ha aventurado en el interior del espacio aéreo sirio (los bombardeos se han realizado desde los territorios ocupados por Israel).

 

Las fuerzas de guerra israelíes, con el pretexto de una presunta violación del espacio de los altos de Golán, ocupados por Israel, por un dron procedente de Siria, han realizado ataques aéreos contra la base militar T-4 siria, cerca de Palmira (centro), pero un avión israelí F-16 ha sido derribado por la defensa siria.

El Gobierno de Damasco ha advertido al régimen de Tel Aviv, y no es la primera vez, de las “peligrosas repercusiones” de sus agresiones contra el país árabe. De hecho, ha prometido derribar los aviones que violen su espacio aéreo.

hgn/rba/nii/

Comentarios