• Instalaciones de tratamiento de crudo en el campo petrolero Vankorskoye propiedad de Rosneft en Krasnoyarsk, Rusia. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 3 de diciembre de 2022 2:42

Los países de la UE, el G7, y Australia han impuesto un precio límite al petróleo de Rusia para mantener el flujo del hidrocarburo y limitarle ingresos.

El tratado se alcanzó el viernes en Bruselas (capital de Bélgica) por los países de la UE, y luego se adhirieron Estados Unidos, el Reino Unido, Italia, Francia, Alemania, Japón y Canadá (G7), además de Australia, y así acordaron imponer un precio máximo de 60 dólares por barril al petróleo exportado por Rusia.

Juntos, el G7, la Unión Europea y Australia, han establecido un límite al precio del petróleo ruso transportado por mar, lo que nos ayudará a alcanzar nuestro objetivo de restringir la principal fuente de ingresos de [el presidente ruso] Putin para su guerra ilegal en Ucrania, preservando al mismo tiempo la estabilidad del suministro energético mundial”, ha señalado la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, en un comunicado.

Conforme a las fuentes diplomáticas, el tope se revisará cada dos meses y entrará en vigor en todas las jurisdicciones del G7, la UE y Australia el próximo lunes.

La iniciativa busca mantener el flujo de crudo ruso para controlar una subida en los precios globales y limitar los ingresos de Rusia.

 

El Gobierno ruso ha considerado esto como una medida antimercado, pues complicará la situación en los mercados energéticos mundiales y advertido que no suministrará petróleo a los países y compañías que se unan a la limitación de su precio.

Desde el inicio de la operación militar rusa en Ucrania, la Unión Europea y sus aliados occidentales han impuesto varias olas de medidas restrictivas contra el país euroasiático, incluida, “una prohibición” a las importaciones del crudo ruso.

sre/ctl/rba