• El canciller ruso, Serguéi Lavrov, durante una conferencia en Moscú, Rusia, 18 de marzo de 2021. (Foto: Reuters)
Publicada: miércoles, 13 de octubre de 2021 18:22

Rusia muestra preocupación por la injerencia de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) en los asuntos internos de Bielorrusia.

Rusia está preocupada por la continua y descarada injerencia de Estados Unidos y la Unión Europea en los asuntos internos de Bielorrusia, ha declarado este miércoles el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, citado por la agencia rusa de noticias TASS.

Estamos profundamente preocupados por los intentos de Washington y la Unión Europea de interferir descaradamente en los asuntos internos de Bielorrusia”, ha dicho el canciller ruso en la apertura de la 17.ª sesión de la reunión de los jefes de los servicios de seguridad e inteligencia+ de la Comunidad de Estados Independientes (CEI).

Según Lavrov, tanto EE.UU. como Europa siguen ejerciendo presión política y de sanciones sobre las autoridades de Minsk e ignoran por completo, al mismo tiempo, los esfuerzos por consolidar la sociedad y llevar a cabo la reforma constitucional.

“Los recientes pasos de la UE revelan los auténticos objetivos, que sirvieron para la formación de la llamada Asociación Oriental, y hablan al mismo tiempo del precio que hay que pagar por las buenas relaciones con el Occidente”, ha precisado.

 

La “Asociación Oriental” es una iniciativa conjunta de la UE, sus Estados miembros y seis socios de Europa del Este: Azerbaiyán, Armenia, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania. En junio de 2021, Minsk anunció la suspensión de su participación por las sanciones impuestas por la UE y la suspensión de los programas europeos destinados al desarrollo de la cooperación con la República.

Para el canciller ruso, sólo el pueblo de Bielorrusia y sus representantes legales “tienen derecho a definir el futuro de su país en el marco de la legislación nacional vigente”.

El Occidente ha abierto frentes contra Bielorrusia desde las elecciones presidenciales del pasado agosto en las que el actual presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, obtuvo el 80,1 % de los votos. 

Estados Unidos y la Unión Europea ya han impuesto una serie de sanciones a empresas y funcionarios bielorrusos por las acusaciones de “fraude electoral”, que Bielorrusia ha rechazado como infundadas. Sin embargo, Moscú ha mantenido estrechos vínculos militares y económicos con Minsk.

mep/nkh/mkh