• Un destructor HMS Defender, de la Armada del Reino Unido.
Publicada: jueves, 26 de agosto de 2021 23:04

Rusia asevera que la próxima vez que un barco militar británico entre en aguas rusas sin previo aviso se enfrentará a una respuesta mucho más difícil que antes.

El embajador de Rusia en Londres, Andrei Kelin, en declaraciones hechas el jueves a la cadena británica BBC, puso de relieve que, si una embarcación del Reino Unido vuelva a violar la estabilidad de las aguas territoriales rusas, Moscú dará una respuesta contundente que será “mucho más difícil que las anteriores”.

“La próxima vez [los funcionarios británicos] estarán en una posición mucho más difícil, porque ya no sería la primera vez que un barco británico hiciera algo similar [entrar en aguas territoriales de Rusia]”, declaró Kelin. 

El alto diplomático ruso hizo esta advertencia al comentar el incidente del 23 de junio, cuando el destructor de misiles guiados HMS Defender, de la Armada del Reino Unido, se entró tres kilómetros en aguas rusas cerca de la península de Crimea.

Sobre este caso, el primer ministro británico, Boris Johnson, defendió que “fue totalmente apropiado usar aguas internacionales y, por cierto, el punto importante es que no reconocemos la anexión rusa de Crimea, esto es parte de un territorio soberano de Ucrania”, remarcó.

 

Kelin puso de relieve que “el buque de guerra británico estaba en territorio de la Federación Rusa sin previo aviso, lo que debe hacerse con al menos una hora de antelación”, y enfatizó que el HMS Defender “no cumplió con las leyes y reglas de Rusia, lo cual estaba obligado a hacer de acuerdo con la Convención Marítima”.

Rusia, preparada para toda guerra 

La Armada de Rusia realiza con regularidad simulacros navales en las aguas del mar Negro a fin de tener preparados a sus buques para cualquier escenario de enfrentamiento con buques de combate de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). 

Las relaciones entre Moscú y el Occidente se deterioran cada vez por diversos asuntos, entre ellos particularmente la anexión de la península de Crimea a Rusia, en virtud de un referéndum en el que más del 96 % de los habitantes del territorio votó a favor de ser parte de la Federación Rusa.

Moscú ha reiterado, en varias ocasiones, que los movimientos y ejercicios de la OTAN, encabezados por Estados Unidos, cerca de las fronteras rusas constituyen medidas provocadoras, que socavan la estabilidad y seguridad de la región, por lo que ha dejado claro que se reserva el derecho a dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía, ya sea por parte de EE.UU. u otro país miembros de la Alianza Atlántica.

mgh/ncl/tqi