• El destructor británico HMS Defender, 5 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 4 de julio de 2021 15:08
Actualizada: domingo, 4 de julio de 2021 15:53

Rusia acusa a EE.UU. de estar detrás de la incursión del buque británico en sus aguas y advierte que responderá con dureza a tales provocaciones si se repiten.

En una entrevista concedida a la cadena rusa Rossiya 1, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha aseverado este domingo que el ingreso del destructor británico HMS Defender a las aguas próximas a Crimea, en el mar Negro, fue “una provocación deliberada y bien planificada”, y ha apuntado el dedo acusador contra EE.UU. por estar detrás de esta medida provocadora.

Creo que nuestra Inteligencia, por supuesto, sabe quién tomó la decisión [sobre el paso del destructor]. Pero, ciertamente, creo que tales operaciones son básicamente planeadas por socios de alto nivel [del Reino Unido] en el extranjero”, ha insinuado.

Peskov ha expresado, asimismo, que no es partidario de “discutir sobre escenarios del Juicio Final”, pero ha alertado que “la respuesta va a ser dura, evidentemente”, a tales situaciones.

“El destructor fue una herramienta de provocación. El presidente [Vladimir Putin] ha explicado que están tanteando así algunos puntos flojos, tanto en el sistema de vigilancia sobre la integridad de las fronteras como en el sistema de respuesta”, ha señalado.

¿Cómo ocurrió todo?

El pasado 23 de junio, el destructor de misiles guiados HMS Defender, de la Armada del Reino Unido, se adentró tres kilómetros en aguas rusas, cerca de la península de Crimea, y se vio obligado a abandonar la zona después de que la Flota rusa en dicha área lanzara disparos de advertencia.

Tras el incidente, Putin manifestó que lo ocurrido era una provocación compleja, llevada a cabo no solo por los británicos, sino también por los estadounidenses.

Según el mandatario ruso, la provocación se llevó a cabo después de la cumbre ruso-estadounidense para mostrar que el Occidente no respeta la elección hecha por los habitantes de Crimea en el referéndum de 2014, en el que decidieron su anexión a la Federación Rusa.

El accidente ocurrió durante las maniobras navales Sea Breeze-2021, que están realizando los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y algunos Estados no miembros en el mar Negro. Es más, en otro suceso similar, registrado el 24 de junio, Rusia interceptó la fragata Evertsen, de la Marina de los Países Bajos, cuando buscaba cruzar la frontera marítima rusa.

Moscú ha alertado en varias ocasiones que, con tales provocaciones, el país norteamericano y sus aliados van convirtiendo el mar Negro en una zona de “confrontación” para que la región se vuelva “inestable”.

tmv/anz/shz/mrg