• La Tierra vista desde la órbita terrestre baja desde la Estación Espacial Internacional (EEI)
Publicada: martes, 2 de abril de 2019 1:43

Rusia manifiesta su disposición a dialogar con todos los países para mantener el espacio libre de armas y evitar una carrera espacial.

“Para la Federación rusa, prevenir una carrera armamentística en el espacio y evitar que se convierta en otra esfera de enfrentamiento armado sigue siendo una prioridad de política exterior. Estamos preparados para mantener diálogos en pie de igualdad con todos los estados para mantener el espacio libre de armas de cualquier tipo como una condición para garantizar la paz y seguridad internacionales”, dijo el lunes la Cancillería rusa en un comunicado.

Informó, asimismo, de que expertos de 25 países, entre ellos Rusia, EE.UU. China y La India, se reunieron el pasado 19 de marzo para llegar a un acuerdo a fin de prohibir la puesta en órbita de armas, pero la parte estadounidense finalmente bloqueó el consenso “sin dar explicaciones claras” al respecto.

“No fue una sorpresa considerando la política de EE.UU. basada en hacerse con el control unilateral del espacio por cualquier medio, lo que se hace evidente en la decisión de Washington de desplegar sistemas de defensas de misiles en órbita terrestre baja para 2030”, señala la Diplomacia rusa.

Para la Federación rusa, prevenir una carrera armamentística en el espacio y evitar que se convierta en otra esfera de enfrentamiento armado sigue siendo una prioridad de política exterior. Estamos preparados para mantener diálogos en pie de igualdad con todos los estados para mantener el espacio libre de armas de cualquier tipo como una condición para garantizar la paz y seguridad internacionales”, dice la Cancillería rusa en un comunicado.

 

Ante el temor a los crecientes avances tecnológicos de Rusia y China en el área espacial, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó en junio a su Departamento de Defensa (el Pentágono) la creación de una Fuerza Espacial, que sería la sexta rama de las Fuerzas Armadas norteamericanas.

La decisión de Washington provocó una ola de críticas. Moscú y Pekín censuraron el proyecto estadounidense que, de implementarse, infringiría el tratado que prohíbe la militarización del espacio y que fue firmado en 1967 por más de cien países, incluido el mismo EE.UU.

En esta línea el Pentágono advirtió en un informe divulgado en febrero que el espacio se convertirá en un campo de batalla de EE.UU. con China y Rusia.

ahn/nii/

Comentarios