• El premier israelí, Benjamín Netanyahu, (izq.) y el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, Varsovia, 14 de febrero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 18 de febrero de 2019 23:21
Actualizada: martes, 19 de febrero de 2019 1:24

Rusia asevera que la cumbre de Varsovia sobre Oriente Medio fue otro intento de Estados Unidos para crear nuevas ‘líneas divisorias’ en la región.

“La conferencia en Varsovia fue una nueva demostración de la política de la Administración estadounidense para crear nuevas líneas divisorias en el Oriente Medio”, ha declarado este lunes la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajárova.

En una rueda de prensa celebrada en Moscú (capital rusa), Zajárova ha señalado que Washington trata de lanzar un proceso duradero de influencia en la política de los países de la región del oeste de Asia, de manera que sea beneficioso para EE.UU.

Esto está en línea con la política de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, de tomar “decisiones unilaterales”, ha criticado la vocera de la Cancillería rusa, antes de advertir de que este plan de Washington conduce a una desestabilización de la región.

“Todo esto nos aleja del objetivo de lograr una estabilización a largo plazo en la región, complica la posibilidad para solucionar los conflictos que existen allí”, ha lamentado, según recoge la agencia estatal rusa de noticias TASS.

La conferencia en Varsovia fue una nueva demostración de la política de la Administración estadounidense para crear nuevas líneas divisorias en el Oriente Medio”, dice la portavoz del Ministerio ruso de Exteriores, María Zajárova.

 

Ante esta tesitura, Zajárova ha llamado a la comunidad internacional a elaborar enfoques coordinados para resolver las crisis en Oriente Medio, y ha destacado que estas decisiones deben ser tomadas bajo el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de conformidad con las normas del derecho internacional.

La cumbre celebrada en Varsovia (capital polaca), centrada en Oriente Medio e Irán, se realizó los días 13 y 14 de febrero y fue convocada por el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. El encuentro al que asistieron delegaciones de 60 gobiernos no alcanzó a tomar ninguna decisión contra el país persa.

Además, muchos países boicotearon la cita. A mediados de enero, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, descartó que el foro, celebrado en Polonia, pudiera coadyuvar en la solución de los problemas regionales.

fmk/ncl/snz/hnb

Comentarios