• Un convoy militar estadounidense en la aldea Yalanli, ubicada en el oeste de la ciudad siria de Manbiy, 19 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 24 de diciembre de 2018 10:41

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, alerta de que es “difícil” solucionar el problema de la presencia “ilegal” de EE.UU. en Siria, pese al anuncio de su retirada.

“Solucionar el problema de la presencia militar ilegal de EE.UU. en territorio sirio no será fácil”, ha indicado Lavrov en una entrevista exclusiva concedida hoy lunes a la agencia local de noticias Sputnik.

En alusión a la posible retirada de las tropas estadounidenses de Siria anunciada el miércoles pasado por el presidente de EE.UU., Donald Trump, el jefe de la Diplomacia rusa señala que habrá que esperar a ver qué condiciones presenta la Casa Blanca para ejecutar tal decisión, pues Washington, según Lavrov, sigue imponiendo condiciones que “violan” la unidad, la soberanía y la integridad territorial de Siria.

Sus violaciones llegan al punto de que incluso el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) ha instado a este país a respetar las resoluciones sobre Siria aprobadas por el organismo. 

“Veremos en qué para la retirada de EE.UU. de Siria anunciada por el presidente Trump”, ha señalado el ministro de Asuntos Exteriores, cuyo país se encuentra entre los que dudan de que el presidente neoyorquino ponga en práctica la medida. De hecho, pese a su anuncio, EE.UU. sigue reforzando las bases que tiene en Siria.

Solucionar el problema de la presencia militar ilegal de EE.UU. en territorio sirio no será fácil”, ha indicado el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

 

El inquilino de la Casa Blanca se está enfrentando a una intensa oposición de parte de ciertos congresistas, pues estos consideran que la retirada de Siria significa una gran “victoria” para Irán y el presidente sirio, Bashar al-Asad.

EE.UU. desplegó en su momento más de 2000 fuerzas militares en Siria, especialmente en las partes ocupadas por las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), para “luchar” supuestamente contra los terroristas de EIIL (Daesh, en árabe). 

Damasco considera “ilegal” la presencia de las fuerzas extranjeras, e insiste en que los estadounidenses y los milicianos que reciben apoyo de Washington, amén de complicar la situación del país, obstaculizan toda posible solución a la crisis siria.

ask/mkh/nii/

Comentarios