• Rusia advierte sobre los planes militares de la OTAN.
Publicada: martes, 30 de junio de 2015 23:57

El representante permanente de Rusia ante la OTAN, Alexandr Grushkó, pone de relieve la disposición de Moscú para frenar cualquier amenaza de la Alianza Atlántica contra su país.

“Como parte de su planificación militar, Moscú tendrá en cuenta las acciones de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), como el despliegue de nuevas fuerzas cerca de la frontera rusa”, ha asegurado Grushkó, de acuerdo con la agencia de noticias Russia Today.

Como parte de su planificación militar, Moscú tendrá en cuenta las acciones de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), como el despliegue de nuevas fuerzas cerca de la frontera rusa”, asegura Grushkó.

En alusión a las decisiones tomadas en la última reunión de los ministros de Defensa de los países miembros de la OTAN, el diplomático ruso ha aseverado que tales medidas evidencian que este organismo internacional en lugar de seguir una política de cooperación, ha optado por una política de contención de Rusia.

De igual manera, ha reiterado que la planificación militar adoptada por la OTAN no tendrá otro resultado salvo el surgimiento de una política hostil hacia Moscú.

El representante permanente ruso ante la OTAN, Alexandr Grushkó.

 

De acuerdo con Grushkó, la política de hostilidad de la OTAN que evoca a la de la Guerra Fría no es producto de la situación en el este de Ucrania. “La política de hostilidad de la OTAN se habría concebido mucho antes de la crisis ucraniana”, ha afirmado.

Agrega que la política de la OTAN en relación a la crisis ucraniana es "destructiva y responde a los intereses de quienes buscan una resolución del conflicto por vía militar".

Por otro lado, tras recordar la exitosa colaboración entre la OTAN y Rusia en países como Afganistán, así como en el intercambio de análisis sobre amenazas terroristas, ha alertado del riesgo que corren estas cooperaciones por el giro hostil de la Alianza. 

 “Si la OTAN no cambia su actitud respecto a la cooperación con Rusia, no habrá margen para el restablecimiento de la cooperación”, ha subrayado.

Desde la adhesión de Crimea a la Federación Rusa, tras el referéndum celebrado el 16 de marzo de 2014, Washington y el bloque occidental acusan a Moscú de intervenir en el conflicto entre Kiev y los independentistas, algo que el Kremlin ha negado categóricamente en todo momento.

En los últimos meses, se han intensificado los encuentros poco amistosos de aviones de guerra de la OTAN y de Rusia en el espacio internacional, sobre todo en la región báltica.

Aunque el Ministerio de Defensa de Rusia ha destacado en reiteradas ocasiones que todos los vuelos de las Fuerzas Aéreas rusas cumplen con las normas internacionales, la prensa occidental sigue publicando informes sobre supuestas incursiones en el espacio aéreo de otros países, aunque a menudo estas no se confirman.

Varios cazas de la OTAN sobrevuelan dentro del espacio de la región del Báltico.

 

Moscú, por su parte, también ha detectado un "fuerte aumento de la actividad de la OTAN" cerca de las fronteras rusas. Así, en el pasado mes de abril, un caza de la Fuerza Aérea de Rusia interceptó un avión espía estadounidense cuando este supervisaba las actividades de los militares rusos en la parte occidental del país y en la región de la ciudad rusa de Kaliningrado (noroeste).

El pasado 18 de abril, el viceministro ruso de Defensa, Anatoli Antonov, denunció que Washington y la OTAN usan la crisis ucraniana como pretexto para acercarse a la frontera con Rusia.

mpv/ncl/rba

Comentarios