• Tanques se alinean en la base Johannes Postkazerne (Holanda) para ser transportados a Alemania y participar en ejercicios de la OTAN, 8 de febrero de 2018.
Publicada: lunes, 26 de febrero de 2018 18:12
Actualizada: martes, 27 de febrero de 2018 16:53

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha advertido este lunes de que las actividades militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cerca de las fronteras rusas socavan la estabilidad estratégica de la región euroatlántica.

“Consideramos que estas acciones son hostiles y alteran seriamente la estabilidad estratégica y la confianza en general en Europa y la región euroatlántica”, ha aseverado el ministro ruso.

Lavrov ha lanzado esta advertencia en una conferencia de prensa tras una reunión con su homólogo portugués, Augusto Santos Silva, con quien ha abordado las actividades de la Alianza Atlántica en Europa Oriental y cerca de las fronteras de Rusia, así como las relaciones entre Moscú y la Unión Europea (UE).

Conforme al jefe de la Diplomacia rusa, Moscú y Lisboa han expresado su disposición para restaurar las relaciones entre el bloque comunitario y Rusia, lo que satisfaría los intereses de todo el continente europeo y Eurasia en general.

Consideramos que estas acciones son hostiles y alteran seriamente la estabilidad estratégica y la confianza en general en Europa y la región euroatlántica” advierte el canciller ruso, Serguéi Lavrov.

 

El canciller ruso también ha dicho que informó a su par portugués sobre los esfuerzos realizados por Moscú para proporcionar una implementación completa y coherente de los acuerdos de Minsk a fin de solventar la crisis ucraniana, y sobre las acciones contraproducentes de Kiev, incluida la adopción de leyes que contradicen el espíritu y el texto de los acuerdos de Minsk y suponen una amenaza para las perspectivas de una solución pacífica al conflicto, ha agregado.

La situación en la región de Oriente Medio y el norte de África, incluyendo Siria y Libia, se encuentran entre otros temas en que se centró el encuentro de Lavrov y Santos Silva.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de Crimea a Rusia en 2014 en un referéndum no reconocido internacionalmente, una situación que se agudizó con la posterior militarización de Europa por parte de la OTAN, con EE.UU. a la cabeza.

Kiev insiste en acusar a Moscú de interferir en los asuntos internos de Ucrania, mientras que Rusia subraya que no es parte del conflicto ucraniano y que desea que el país vecino supere cuanto antes la crisis.

ftn//ctl/hgn/rba

Comentarios