• La sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en Moscú, la capital rusa.
Publicada: viernes, 2 de febrero de 2018 3:02
Actualizada: viernes, 2 de febrero de 2018 3:24

Rusia acusa a Estados Unidos de aprovecharse de la interceptación de un avión espía estadounidense por la Aviación rusa, un incidente que ha calificado como normal y concurrente, para generar y propagar la rusofobia en el mundo y de este modo afectar la opinión pública a nivel mundial.

En una nota enviada este jueves por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Moscú ha asegurado que Washington trata de provocar un revuelo en torno a los casos de mutuas interceptaciones aéreas y de este modo mostrar a Rusia como una fuerza agresora y propagar la rusofobia.

“Estamos observando detrás de esto una intención de despertar sentimientos rusofóbicos en los medios y de acusar a Rusia de acciones agresivas”, se lee en el comunicado difundido por la Cancillería de Rusia.

Del mismo modo, Rusia recuerda que tal práctica y actitud por parte de Estados Unidos hace muy difícil que las partes puedan resolver de manera civilizada y diplomática los problemas y las diferencias que tienen.

Estamos observando detrás de esto una intención de despertar sentimientos rusofóbicos en los medios y de acusar a Rusia de acciones agresivas”, se lee en el comunicado difundido por la Cancillería de Rusia.

 

Además Moscú señala al incidente en cuestión —la interceptación de un avión espía estadounidense EP-3 Orion por parte de un caza Sujoi Su-27 ruso— y lo califica como un suceso normal y absolutamente legal mientras que rechaza que el avión ruso haya llevado a cabo maniobras inseguras o de haberse acercado demasiado a la aeronave estadounidense.

También recuerda que Estados Unidos y Rusia tienen desde hace más de 30 años un acuerdo en vigor que aborda este tipo de incidentes y que Moscú ha sugerido en reiteradas ocasiones a Washington que las partes se junten para refinar dicho acuerdo algo que la parte norteamericana ha rechazado en todas las ocasiones.

El lunes un avión espía estadounidense fue interceptado sobre el mar Negro por un Su-27 ruso que siguió a una distancia de menos de un metro y medio a la aeronave estadounidense por más de dos horas, algo que atrajo fuertes críticas por parte de Estados Unidos.

Anteriormente, las fuerzas militares rusas y estadounidenses habían protagonizado numerosas interacciones inseguras cerca del mar Negro mientras que, en general, este tipo de incidentes ocurren con frecuencia.

hgn/lvs/zss/rba

Comentarios