• Un Su-27 del Ejéricto de Rusia intercepta a un avión militar de EE.UU. sobre el mar Báltico, junio de 2017.
Publicada: viernes, 16 de noviembre de 2018 6:41
Actualizada: viernes, 16 de noviembre de 2018 11:16

Las Fuerzas Armadas de Rusia han detectado dieciséis aviones extranjeros mientras realizaban actividades de reconocimiento cerca de la frontera rusa.

El periódico oficial de las Fuerzas Armadas rusas, Krasnaya Zvezda (Estrella Roja), ha informado hoy viernes en una infografía de que los aviones de combate rusos despegaron tres veces durante la semana para interceptar y escoltar a aviones de reconocimiento extranjeros.

En sus operaciones, según ha confirmado también el Ministerio de Defensa del país euroasiático, han detectado 16 aeronaves espías que volaban cerca de la frontera nacional.

Los aviones rusos, ha precisado el diario, no permitieron violaciones del espacio aéreo de la Federación Rusa. Fue el pasado 2 de noviembre cuando Krasnaya Zvezda informó de que la Fuerza Aérea rusa detectó 17 aviones espías extranjeros en una semana.

Anteriormente, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, anunció que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), con EE.UU. a la cabeza, ha impulsado significativamente sus actividades de reconocimiento en los países bálticos y el mar Negro.

Cualquier situación de este tipo se aclara mejor usando instrumentos diplomáticos y canales militares bien establecidos en vez de utilizar la llamada ‘diplomacia de megáfono’”, enfatizó el vicecanciller ruso, Alexandr Grushkó, tras las denuncias de Filandia y Noruega por la posibilidad de que Rusia haya interrumpido las señales del GPS de los recientes ejercicios de la OTAN.

 

La Armada estadounidense publicó el 5 de noviembre un vídeo en que se muestra cómo un Su-27 ruso intercepta a un avión de la Marina de Estados Unidos sobre el mar Negro para impedir una violación del espacio aéreo ruso, según explicó el Ministerio de Defensa de Rusia.

Los vuelos de espionaje estadounidenses y de los países occidentales cerca de los cielos de Rusia han aumentado en los últimos años. Esto se suma a la concentración militar de EE.UU. y sus aliados de la Alianza Atlántica en el este de Europa, por lo que las tensiones entre el Occidente y Moscú han aumentado de manera significativa.

La OTAN inició desde el 25 de octubre en Noruega las mayores maniobras militares desde el fin de la Guerra Fría, con el título de Trident Juncture. El 12 de noviembre, Finlandia y Noruega acusaron a Rusia de haber interrumpido la señal del Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) durante dichos ejercicios.

Moscú anunció ayer jueves que responderá a sus denuncias si lo hacen por vía diplomática. “Cualquier situación de este tipo se aclara mejor usando instrumentos diplomáticos y canales militares bien establecidos en vez de utilizar la llamada ‘diplomacia de megáfono’”, enfatizó el vicecanciller ruso Alexandr Grushkó.

msm/rha/fdd/mjs

Comentarios