• La gente asiste al funeral de las víctimas del ataque armado en la ciudad de Izeh, 18 de noviembre de 2022.
Publicada: sábado, 19 de noviembre de 2022 8:51

Irán acentúa que la comunidad internacional debe censurar los recientes crímenes en el país, ya que el silencio deliberado alienta a los terroristas.

Mediante un comunicado publicado este sábado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán ha condenado los atentados terroristas ocurridos en las ciudades de Izeh (provincia suroccidental de Juzestán), Isfahan (provincia central homónima) y Mashad (provincia suroriental de Jorasán Razaví).

Sin duda, el silencio deliberado de los promotores extranjeros sobre la violencia en Irán ante las más evidentes operaciones terroristas en varias ciudades iraníes, no tiene otra consecuencia que alentar a los terroristas y fortalecer el terrorismo en el mundo”, se lee en el texto.

En esta línea, asevera que los crímenes en las ciudades mencionadas, que tuvieron lugar después del ataque en el sagrado mausoleo Shah Cheraq en la ciudad de Shiraz (suroeste de Irán), confirma una vez más cómo los enemigos de la República Islámica y su nación ocultan su naturaleza criminal con la máscara de supuesta compasión por el pueblo.

La nota también recuerda que, “desde el punto de vista de las normas internacionales, el terrorismo es condenado en cualquier forma, tiempo y lugar, por tanto, es deber de la comunidad internacional condenar los recientes actos terroristas y no permitir un refugio seguro para los extremistas violentos y los movimientos extremistas”.

 

Además, explica que la República Islámica, conforme el derecho internacional, perseguirá de manera legal tanto a los actores de los actos de terrorismo como los gobiernos que los apoyan.

Miércoles y jueves negros en tres ciudades de Irán

El miércoles, hombres armados en motocicletas mataron a al menos 10 personas en dos ataques separados. En Izeh abrieron fuego a ciegas contra los policías y civiles en el mercado central de la ciudad, y en la localidad de Malek Shahr, un suburbio en Isfahán, dispararon fusiles contra una multitud, dejando dos muertos y ocho heridos, entre civiles y fuerzas populares de seguridad.

El jueves, al menos dos jóvenes miembros de la Fuerza de Resistencia Popular (Basich) fueron asesinados con arma blanca por vándalos en la ciudad de Mashad y otros tres basichíes resultaron heridos durante una protesta violenta que luego fue dispersada por la policía.

En las últimas semanas, Irán ha sido escenario de actos de vandalismo y disturbios desatados, en el marco de un guion fabricado en torno al caso de la joven Mahsa Amini, quien perdió la vida el 16 de septiembre en un hospital tras su detención policial.

nrl/ncl/hnb