• Ciudadanos iraníes vuelven a las calles para rechazar disturbios
Publicada: sábado, 24 de septiembre de 2022 14:01
Actualizada: domingo, 25 de septiembre de 2022 2:39

Los ciudadanos iraníes han vuelto este sábado a repudiar los actos de vandalismo que han perpetrado alborotadores en los últimos días en el país persa.

En los últimos días, alborotadores se han aprovechado de la muerte de la joven Mahsa Amini, de 22 años —acaecida en un hospital días después de que fuera detenida por la policía de la moral de Irán— para atentar contra el orden público, alborotadores han atentado contra el orden público, provocando disturbios, incendios en varias mezquitas, agresión contra las fuerzas de seguridad y destrozos parciales y totales en propiedades públicas y privadas.

En reacción, decenas de ciudades iraníes, como Rasht y Mazandaran (ambas en el norte), Zanyán (noroeste), Garmsar y Qom (norte-centro), Juzestán y el puerto meridional de Bandar Abás (sur), Kerman (centro), Mashad (noreste), han sido escenario de multitudinarias marchas en rechazo de los disturbios que además de cuantiosas pérdidas materiales, han dejado varias personas muertas, entre ellas fuerzas policiales.

Los manifestantes han coreado consignas como “Muerte a los intrigantes” y “Muerte a los alborotadores” para expresar su rechazo a los que intentan provocar la caída del Sistema de la República Islámica y condenar las medidas hostiles de EE.UU. y el régimen israelí, así como de la prensa al servicio de las potencias hegemónicas.

De igual manera, con gritos de “Muerte a Estados Unidos”, “Muerte a Israel”, los iraníes han censurado la injerencia de Occidente en los asuntos de la República Islámica para incitar los disturbios en el país por la muerte de Amini.

Las protestas violentas han dado lugar a ataques directos a agentes de seguridad y actos de vandalismo contra bienes públicos, incluidos vehículos policiales y ambulancias. En esta línea, El Ministerio de Salud iraní anunció el jueves que más de 60 ambulancias han sido destruidas durante los disturbios en varias ciudades.

Esto mientras, desde el primer día de la muerte repentina de Mahsa, las autoridades de alto rango de Irán, incluido el presidente del país, el ministro del Interior, Ahmad Vahidi; el presidente del Poder Judicial, Qolam Hosein Mohseni Eyei; el fiscal general de Teherán, Ali Alqasi Mehr; miembros del Parlamento, así como la Policía, han asegurado que el caso está siendo investigado seriamente y con minuciosidad. 

En este contexto, los medios de comunicación occidentales también intentan culpar a los agentes de Policía de la muerte de Mahsa y hacen todo lo que posible para manipular la información y realizar montajes de vídeos, en busca de exacerbar a la ciudadanía a salir a las calles a protestar en contra del Sistema de la República Islámica de Irán.

mmo/ncl/hnb