• La representante permanente adjunta de Irán ante la ONU, Zahra Ershadi, habla durante una sesión del Consejo de Seguridad, Nueva York.
Publicada: martes, 1 de marzo de 2022 7:05

Irán reclama el completo desarme químico de EE.UU. y la adhesión inmediata de Israel a la convención relativa para evitar el uso de tales armas en el mundo.

El lunes, en una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) sobre la situación en Siria, la representante permanente adjunta de la República Islámica ante las Naciones Unidas, Zahra Ershadi, afirmó que el país persa, como principal víctima de las armas químicas, se opone enérgicamente al uso de tales armas letales por cualquier persona, en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia en todo el mundo.

Solo destruyendo por completo todas las armas químicas a nivel global y tomando todas las medidas necesarias para garantizar que no se fabriquen tales armas podremos estar seguros de que las armas químicas no se volverán a usar”, enfatizó la diplomática iraní.

Sin embargo, señaló que esta “meta aún no se ha logrado, porque Estados Unidos, como el único Estado miembro en posesión de tales armas, no está cumpliendo con sus obligaciones con respecto a la fecha límite extendida para la destrucción de las armas químicas”.

 

Otro obstáculo a esta meta, indicó Ershadi, es “la no universalidad” de la Convención sobre Armas Químicas (CAQ). “El régimen israelí debe adherirse de inmediato y sin ninguna condición a la convención para que se logre el gran objetivo”, remarcó.

Al expresar su preocupación por los graves efectos de politizar la implementación de la CAQ sobre la credibilidad de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), la diplomática iraní recalcó que esta entidad no debe ser explotada para ayudar a ciertos países a lograr sus propósitos y, en concreto, puso de relieve que Siria ha sido blanco en los últimos años de tales esfuerzos por parte de algunos Estados miembros.

Ershadi elogió la continua cooperación de Siria con la OPAQ y dijo que las reuniones del Consejo de Seguridad sobre el caso químico de este país árabe no deberían dedicarse a discutir acusaciones infundadas ya que el Gobierno de Damasco ha logrado un progreso significativo en el cumplimiento de sus obligaciones bajo la CAQ.

Unos 193 Estados están comprometidos con la CAQ, y, hasta el momento, estos países han logrado que se elimine el 96 % de este tipo de arsenales en el mundo. A su vez, Israel, un aliado cercano de Estados Unidos, rubricó la Convención en 1993, pero siempre se ha abstenido de ratificarla, lo que haría vinculante y de obligado cumplimiento el acuerdo.

Israel es el único poseedor de bombas nucleares en la región de Asia Occidental y se estima que tiene entre 200 y 400 ojivas nucleares en su arsenal.

Además, este régimen es el único de la región que no ha firmado el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP). Israel, con el apoyo político y militar de EE.UU., nunca ha sometido sus centros nucleares a las salvaguardias totales de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), y tampoco ha permitido inspeccionarlos, además de que hace oídos sordos a las peticiones para que se suscriba al TNP, piedra angular del desarme nuclear y la no proliferación de las armas nucleares a nivel internacional.

tmv/ncl/mkh