• El canciller iraní, Hosein Amir Abdolahian.
Publicada: martes, 11 de enero de 2022 11:06

El canciller iraní pide la eliminación de cada una y todas las sanciones impuestas al país persa tras la retirada unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear.

Hosein Amir Abdolahian, quien se encuentra este martes en Catar en el marco de una gira regional, ha sostenido una entrevista con la cadena Al-Jazeera, en la que ha abordado las conversaciones en curso en Viena entre Irán y otros miembros vigentes del acuerdo nuclear para revivir el pacto firmado en 2015, del que salió Estados Unidos en 2018 bajo la presidencia de Donald Trump.

En respuesta a sobre qué sanciones se refiere la República Islámica cuando habla de la necesidad de una eliminación efectiva de los embargos, el máximo diplomático persa ha aclarado que todas las medidas coercitivas unilaterales que fueron impuestas o reimpuestas a Teherán tras la retirada de Washington del pacto.

Eso es uno de los puntos de desacuerdo en las pláticas. El Occidente opina que solo debería ser levantada parte de los embargos de Trump que nos priva de los beneficios económicos prometidos bajo el PIAC. Pero nosotros opinamos que todas las sanciones que fueron impuestas tras la retirada de EE.UU. del pacto deben ser levantadas”, ha aclarado el canciller, usando el acrónimo inglés del Plan Integral de Acción Conjunta, nombre oficial del acuerdo.

 

Al desarrollar la postura de Irán, el máximo diplomático persa ha dicho que, en primer lugar, la delegación negociadora iraní en la capital austriaca busca levantar los embargos relacionados con el programa nuclear iraní, para luego pasar a negociar la eliminación de todos los embargos impuestos bajo cualquier excusa al país.

Amir Abdolahian ha destacado que las conversaciones “van por buen camino gracias a las iniciativas de Irán” y ha confiado en que “un buen acuerdo en el corto plazo es viable, si los occidentales tienen seria y buena voluntad”.

Ha detallado que, para alcanzar un buen acuerdo, todas las partes deben volver a cumplir a rajatabla sus compromisos adquiridos en el PIAC y dar garantías a Irán de que puede vender su petróleo fácilmente sin restricciones y que su dinero se ingrese en moneda extranjera en las cuentas bancarias del país persa.

Tras su salida del PIAC, Estados Unidos reimpuso todos los embargos que se habían levantado en virtud del pacto, e impulsó una campaña de “máxima presión” para obligar al país persa a sentarse a la mesa de diálogo y forjar uno nuevo.

No obstante, Irán rechaza cualquier concesión más allá del marco del pacto y enfatiza que lo primordial en estas pláticas es el levantamiento efectivo de los embargos y la normalización de las relaciones comerciales y económicas con el país persa.

ftm/ncl/mkh