• El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Said Jatibzade, habla en una rueda de prensa en Teherán, la capital.
Publicada: lunes, 3 de mayo de 2021 18:30
Actualizada: martes, 4 de mayo de 2021 12:26

Irán expresa su inquietud por la situación en Yemen y advierte de la agravación de la situación humanitaria en ese país árabe, agredido militarmente desde 2015.

Lo que está sucediendo en la provincia de Marib (centro-oeste de Yemen), en concreto los choques, no está fuera del contexto general de la crisis yemení y puede agravar aún más la situación humanitaria por la que está atravesando el país árabe”, ha advertido este lunes el portavoz de la Cancillería iraní, Said Jatibzade, en una entrevista con la cadena iraní de habla árabe Al-Alam.

En este sentido, el vocero iraní ha dicho que el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Martin Griffiths, y otros activistas saben que la cuestión de Marib debe verse en el contexto de los acontecimientos generales en Yemen, y ha destacado que existe voluntad real para poner fin a la deplorable condición humana del pueblo yemení en sus días más difíciles.

Jatibzade ha enfatizado que Arabia Saudí debe adherirse lo antes posible a un acuerdo con la parte yemení para poner fin al bloqueo, comprometerse a un alto el fuego a nivel nacional y proporcionar acceso humanitario al país más pobre del mundo árabe.

 

Asimismo, ha puesto de relieve la importancia de sostener conversaciones nacionales en Yemen para formar un gobierno inclusivo. “Ciertamente, el Gobierno de Salvación Nacional de Yemen no solo ha apoyado este propósito, sino que también ha desempeñado un papel efectivo a la hora de definirlo”, ha remarcado Jatibzade.

En los últimos meses, Marib se ha convertido en el escenario de feroces choques entre el Ejército de Yemen y los mercenarios al servicio de la llamada coalición liderada por Arabia Saudí que, desde marzo de 2015, lleva a cabo una campaña sin cuartel de agresiones contra el país más pobre del mundo árabe.

Ante el avance del Ejército yemení en esta importante provincia, la llamada coalición saudí contrató a miembros de grupos terroristas, como Daesh y Al-Qaeda, para impedir que las Fuerzas Armadas de Yemen, apoyadas por el movimiento popular Ansarolá, recuperen el control de la provincia de Marib y su capital homónima.

Una victoria de las fuerzas yemeníes en Marib supondría un duro golpe para la llamada coalición saudí y sus mercenarios, que están experimentando múltiples reveses en todos los frentes.

La brutal campaña de violencia del reino árabe contra Yemen, respaldada por EE.UU. y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), comenzó en marzo de 2015 para restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi.

Sin embargo, y a pesar de que la agresión y el bloqueo impuestos por Riad y sus aliados han convertido a Yemen en un “infierno”, creando la peor crisis humanitaria del reciente siglo, según las Naciones Unidas, el Ejército y comités populares han prometido seguir luchando hasta liberar no sólo Marib, sino todo el territorio yemení.

mep/ncl/fmk/rba