• Una enfermera recibe una dosis de la vacuna anti-COVID-19 en el Hospital Imam Jomeini en Teherán, Irán, 9 de febrero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 18 de febrero de 2021 2:29

Irán subraya la necesidad de levantar las sanciones y distribuir de forma equitativa las vacunas anti-COVID-19 para luchar contra la pandemia.

“El coronavirus es un enemigo común de la humanidad y ataca, independientemente de la raza, la religión o la nacionalidad. Para luchar contra ello, es necesario que exista una cooperación y una solidaridad prácticas por parte de todas las naciones”, afirmó el miércoles el representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi, en una sesión de alto nivel del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

En su intervención, Tajt Ravanchi se refirió a las esperanzas creadas para combatir el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, mediante la inoculación de las vacunas para hacerle frente, enfatizando que los esfuerzos globales deben centrarse en la producción en masa y la distribución equitativa.

El diplomático iraní criticó el hecho de que millones de personas en países desarrollados hayan recibido la vacuna hasta ahora, mientras que no se han entregado inyecciones a muchos países en desarrollo, y explicó que “nadie estará a salvo en ningún lugar del mundo hasta que todos sean inmunes al virus”, especialmente ahora que las nuevas variantes del coronavirus se están propagando rápidamente.

 

Tajt Ravanchi indicó que, en paralelo a la vacunación, también se deben tomar otras medidas, entre ellas, “el levantamiento inmediato de las sanciones unilaterales y los asedios inhumanos en áreas como Yemen y Gaza”.

En este sentido, explicó que, debido a la incautación de recursos financieros de Irán en el extranjero por las sanciones ilegales de EE.UU., el Gobierno iraní no ha podido ayudar adecuadamente para compensar a las empresas afectadas por la pandemia.

“A fin de prevenir las consecuencias más graves del coronavirus […], no queda otro remedio que lograr frenar el virus mediante el aumento de la cooperación internacional, la distribución equitativa de la vacuna en todo el mundo y el levantamiento de sanciones y asedios inhumanos”, concluyó.

nkh/anz/rba