• Una casa destruida por los combates en la ciudad de Stepanakert, en la región de Nagorno Karabaj, 1 de noviembre de 2020 (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 2 de noviembre de 2020 8:57

Irán asegura que su iniciativa de paz para la crisis de Nagorno Karabaj podría contribuir enormemente a la resolución de la disputa entre Azerbaiyán y Armenia.

Esta iniciativa (de paz para Nagorno Karabaj) se ha elaborado sobre la base de una visión realista, un enfoque regional y la participación de países influyentes de la zona”, informó el vicecanciller iraní para Asuntos Políticos, Seyed Abás Araqchi, en una entrevista concedida el domingo a la cadena oficial azerbaiyana de ITV (Red de Televisión Social), publicada el domingo.

Sus comentarios se producen días después de que el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, anunciara un plan para poner fin al conflicto de Nagorno Karabaj, región que en las últimas semanas ha sido escenario de una guerra entre la República de Azerbaiyán y Armenia.

Araqchi, que actúa también como enviado especial de Irán en este tema, explicó que la iniciativa propuesta por Teherán se asienta en principios aceptados internacionalmente, entre ellos, el respeto a la soberanía y la integridad territorial de dos países, la inviolabilidad de las fronteras, el fin de la ocupación, el respeto de los derechos de las minorías y el regreso de los refugiados.

“Si todas las partes participan con buena fe y evitan la intervención de países ajenos a la región que buscan destruir las relaciones, podremos conseguir resultados”, dijo Araqchi, quien en los últimos días ha realizado una gira por los países que tienen influencia en dicho conflicto.

 

El diplomático persa, además, expresó una vez más el apoyo de su país a la integridad territorial de la República de Azerbaiyán y destacó la necesidad de que Armenia libere los territorios ocupados que ocupó.

Azerbaiyán y Armenia viven enemistados desde el inicio del conflicto Nagorno Karabaj en 1991, cuando este enclave, con el apoyo del Gobierno de Armenia, se independizó de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán. En 1994, un alto el fuego puso fin al conflicto bélico entre estos países —con un saldo de 30 000 muertos—, pero no resolvió el problema, por lo que desde entonces las escaramuzas son frecuentes en la frontera.

Ambas partes reanudaron el pasado 27 de septiembre sus enfrentamientos, acusándose mutuamente de haber desatado una nueva espiral bélica y de obstaculizar una solución pacífica al conflicto. De hecho, ya han fracasado dos treguas negociadas por Rusia entre Ereván y Bakú. La tercera sigue en pie, por lo menos de palabra.

Entretanto, las autoridades iraníes han advertido de que cualquier situación de inseguridad o amenaza en las fronteras noroccidentales de su país se enfrentará a las contramedidas de la República Islámica.

myd/mkh/nii/