• El presidente del Parlamento iraní, Mohamad Baqer Qalibaf (dcha.), reunido con el canciller iraquí, Foad Husein (izda.), en Teherán, 26 de septiembre de 2020. (Foto: ICANA)
Publicada: domingo, 27 de septiembre de 2020 8:33
Actualizada: domingo, 27 de septiembre de 2020 8:54

El presidente del Parlamento iraní considera la salida de las tropas estadounidenses de Irak como la única solución para solventar los problemas en el país árabe.

Mohamad Baqer Qalibaf criticó el sábado la injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de los países de Asia Occidental durante una reunión mantenida con el canciller iraquí, Foad Husein, en Teherán (capital iraní).

De acuerdo con el presidente de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), la injerencia estadounidense en los asuntos regionales y la presencia de los terroristas de Daesh, patrocinados por EE.UU., son los dos principales obstáculos para la paz y la estabilidad en Irak y el resto de los países de la zona.

Qalibaf enfatizó que una de las demandas más importantes del pueblo, el Gobierno y el Parlamento iraquíes es la retirada de las tropas estadounidenses de este país, que es “la fuente de la inseguridad”. Recalcó que la única solución para zanjar los problemas de Irak es la expulsión de las unidades militares norteamericanas.

 

El parlamentario iraní repudió una vez más el asesinato a manos de EE.UU. del comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, en un ataque en enero en Bagdad (la capital iraquí). El ataque supone “un claro insulto a la soberanía de Irak y una violación de la independencia” del país árabe, dijo.

Qalibaf reiteró el apoyo de Teherán a la seguridad, la independencia y la soberanía de este país vecino y destacó que el Irak de hoy desempeña “un papel positivo, importante e influyente en la región”.

Husein, por su parte, describió los lazos entre Teherán y Bagdad como estratégicos y abogó por potenciar las cooperaciones entre los dos países en los campos económico y político.

La presencia de las tropas extranjeras, lideradas por Estados Unidos, en Irak ha sido constante blanco de críticas, pero estas no han hecho sino aumentar después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenara el asesinato del general Soleimani y Al-Muhandis.

Tras esta operación terrorista, el Parlamento iraquí aprobó una resolución que exigía al Gobierno expulsar a las tropas estadounidenses y extranjeras desplegadas en el país árabe y cerrar el espacio aéreo iraquí a las actividades militares de Washington.

ftm/ctl/tqi/mjs