• Vista exterior del Centro de Procesamiento del Noroeste, ubicado en Tacoma, en el estado de Washington, EE.UU.
Publicada: martes, 28 de abril de 2020 16:16

Irán alerta de la situación de los migrantes retenidos en una prisión de EE.UU. en medio del brote del coronavirus y urge a Washington a rendir cuentas.

“Expresamos nuestra profunda preocupación por el informe de la Oficina de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas que indica que 1500 migrantes están en peligro, ya que están retenidos en un centro de detención superpoblado e insalubre en EE.UU.”, se lee en un tuit publicado este martes por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán.

La Cancillería persa ha enfatizado que Washington “debe rendir cuentas por el trato inadecuado”, aunque sean “delincuentes”, dispensado a los migrantes retenidos.

“¡Déjenlos ir!”, ha instado la Cartera iraní, usando la etiqueta COVID-19 para alertar de la amenaza que enfrentan los referidos detenidos por el brote del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

La Cancillería de Irán ha reaccionado, de este modo, a los comentarios pronunciados el lunes por el relator especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos de los Migrantes, Felipe González Morales, quien dijo que había recibido varios informes que hablaban de la falta de una atención médica adecuada para los 1500 detenidos en el Centro de Procesamiento del Noroeste, ubicado en Tacoma, en el estado de Washington.

González Morales pidió al Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, que refuerce las medidas para prevenir la propagación de la COVID-19 dentro de las dependencias del centro.

Además de la falta de medidas eficaces para evitar la pandemia en los centros de detención de migrantes, la Administración de Trump sigue siendo blanco de críticas por la expulsión de los indocumentados en plena crisis del coronavirus.

De hecho, hasta el momento, se han reportado varios casos de contagio del nuevo coronavirus en migrantes deportados por EE.UU. tras su llegada a sus países de origen. 

Por todo ello, se alerta de que el Gobierno de Trump se está aprovechando de la coyuntura que le brinda el brote infeccioso para materializar sus políticas migratorias y la agenda nativista para expulsar a más migrantes.

tqi/anz/myd/rba