• Protestan en Tabriz contra la medida de EE.UU. contra el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, 12 de abril de 2019. (Foto: Mehr)
Publicada: sábado, 13 de abril de 2019 5:34

Iraníes condenan la medida de EE.UU. contra el Cuerpo de Guardianes y afirman que el poder de esas fuerzas militares en la región ha provocado la ira de Trump.

Cientos de miles de personas salieron el viernes a las calles de diferentes ciudades de Irán para repudiar la decisión del Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, de colocar al Cuerpo de Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) en su denominada lista de “organizaciones terroristas”.

En un comunicado final emitido por el Consejo de Coordinación de Propaganda Islámica (CCPI) de Irán tras las marchas, los manifestantes iraníes condenaron, en términos más enérgicos, la medida de Washington contra el Cuerpo de Guardianes y la calificaron de “tonta e ilegal”.

El papel que ha desempeñado el CGRI en el establecimiento de seguridad en el país persa, así como su influencia en la región del oeste de Asia ha provocado la ira de EE.UU. y su aliado el régimen infanticidio de Israel, agregaron, antes de llamar a las autoridades persas a aumentar aún más el poder disuasivo del país.

 

Los indignados alabaron, además, los esfuerzos y sacrificios de las fuerzas militares iraníes en su lucha contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) que, de hecho, “cuenta con el apoyo de EE.UU.”.

En aplicación del principio de reciprocidad, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán declaró “grupo terrorista” al Comando Central de Estados Unidos (Centcom, por sus siglas en inglés) y a sus fuerzas asociadas.

Por su parte, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, envió el jueves una carta al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, en la que advirtió de que la medida de Washington llevaría “las tensiones a un nivel de confrontación incontrolable”.

De igual modo, en otra parte de la nota, los manifestantes prometieron continuar su apoyo a la causa palestina, aseverando que la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) y los altos sirios del Golán, ocupados por Israel desde 1967, son parte inseparable de la Umma (comunidad islámica).

Cualquier movimiento contra los territorios ocupados palestinos constituye una violación de las reglas internacionales y está condenado al fracaso, insistieron.

fmk/ktg/mnz/hnb

Comentarios