• El lanzamiento exitoso del cohete Falcon Heavy realizado por la empresa estadounidense SpaceX.
Publicada: viernes, 15 de febrero de 2019 18:40

Irán expresa su firme oposición al desarrollo de una “carrera armamentística” extraterrestre e insta al uso pacífico del espacio.

“Garantizar las actividades pacíficas en el espacio e impedir una carrera armamentística en ese área es una prioridad fundamental y urgente”, ha declarado hoy viernes el representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi, en la 55.ª sesión de la Comisión para la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (Copuos, por su acrónimo en inglés).

En su intervención, el diplomático ha dicho que el espacio es “patrimonio común de la humanidad” y debe usarse solo con fines pacíficos, “en línea con los intereses de las generaciones presentes y futuras de todas las naciones”.

Qaribabadi ha señalado asimismo el valor de las tecnologías espaciales para solucionar desafíos como los cambios climáticos, las inundaciones, la formación de grandes masas de polvo en suspensión y las sequías, a los que se enfrentan muchos países.

Garantizar las actividades pacíficas en el espacio e impedir una carrera armamentística en ese área es una prioridad fundamental y urgente”, dice el representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), Kazem Qaribabadi.

 

En relación con esos desafíos, ha añadido el diplomático, Teherán desarrolla con seriedad actividades espaciales propias de índole pacífico, por ejemplo lanzando satélites.

Del mismo modo, Qaribabadi ha hecho hincapié en la importancia de la cooperación internacional en el uso pacífico del espacio exterior, y ha señalado que en lugar de poner en marcha proyectos para militarizar el espacio es mejor desarrollar planes que permitan lanzar pequeños satélites.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó en junio de 2018 al Departamento de Defensa norteamericano (el Pentágono) la creación de una Fuerza Espacial que constituiría la sexta rama de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

La decisión de Washington levantó una ola de críticas. Moscú y Pekín censuran el proyecto estadounidense, que de implementarse infringiría el tratado que prohíbe la militarización del espacio y que fue firmado en 1967 por más de cien países, incluido el mismo EE.UU.

En un informe del Pentágono publicado esta misma semana se señala que tanto Rusia como China están desarrollando tecnologías que podrían acabar con la preeminencia de la posición estadounidense en el sector espacial.

tqi/mla/ftn/alg

Comentarios