• ِDaños a propiedades públicas en los disturbios realizados en enero de 2018 en Teherán (capital iraní).
Publicada: lunes, 6 de agosto de 2018 5:39

El Ministerio del Interior de Irán culpó a fuentes extranjeras de incitar a iraníes a organizar protestas violentas contra el Gobierno por problemas económicos.

La mayor parte de las convocatorias de manifestaciones en la República Islámica de Irán durante el último mes se originaron fuera del país, aseguró el domingo el portavoz de dicha Cartera, Salman Samani.

El vocero explicó que campañas en las redes sociales que buscan instigar protestas “ilegales” en Irán, “esperan obtener aprobación en muchas ciudades, pero en la práctica, vimos casos limitados de manifestaciones”.

Según Samani, las investigaciones revelan que los “elementos principales que provocan” disturbios en el país persa son en su mayoría individuos que no se preocupan por problemas económicos.

Estos individuos, continuó el funcionario, solo “buscan fomentar el caos, aprovechando las condiciones relacionadas con los aumentos de precios y problemas de sustento”, además, agregó que las autoridades están intentando controlar las protestas y manejar la situación con “tensiones mínimas y mediante diálogo”.

Además, dejó claro que las autoridades de la República Islámica de Irán están “decididas a resolver los problemas de sustento de las personas y garantizar la estabilidad económica”.

 

Estas afirmaciones se produjeron después de que varias ciudades iraníes como Shiraz, Isfahán, Ahvaz y Karaj fueran testigos de algunas protestas en contra de las condiciones económicas.

Los iraníes están inquietos por la significante devaluación de la moneda nacional, rial, que ha perdido casi dos tercios de su valor en seis meses. Esto resultó en el aumento de los precios de productos básicos.

Para mejorar la situación financiera del país, el nuevo gobernador del Banco Central de Irán prometió nuevas políticas cambiarias en los próximos días. Paralelamente, el Gobierno lanzó una campaña de transparencia sin precedentes que ha permitido el arresto de decenas de especuladores.

En enero pasado, varias ciudades iraníes fueron escenarios de protestas que, según Teherán, fueron “desviadas” por elementos de la organización terrorista Muyahidín Jalq (MKO, por sus siglas en inglés) y la Inteligencia de algunos regímenes hostiles a Irán.

Los funcionarios de la República Islámica de Irán además de reconocer la legitimidad de las demandas del pueblo persa y su preocupación respecto a las condiciones financieras del país, han advertido de esfuerzos de los enemigos para aprovechar la situación y crear caos en Irán.

Además, están cautelosos con complots de Washington para provocar disturbios bajo la Administración de Donald Trump, quien retiró a Estados Unidos del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 y ordenó la reimposición de las sanciones antiraníes.

zss/ktg/mjs

Comentarios