• El comisionado general de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados palestinos (UNRWA), Philippe Lazzarini.
Publicada: viernes, 27 de noviembre de 2020 7:26

La Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos anuncia que sufre una grave crisis financiera y pide ayudas internacionales en medio de la pandemia.

“La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés) recibió este año el nivel más bajo de contribuciones desde 2012, en un momento en que las necesidades de los refugiados se ven agravadas por los efectos de la pandemia del coronavirus”, aseveró el jueves el comisionado general de la UNRWA, Philippe Lazzarini.

En declaraciones hechas en una rueda de prensa, Lazzarini indicó que la UNRWA, incluso no cuenta con recursos suficientes para pagar los salarios de su personal en el mes de noviembre.

A pesar de la grave crisis financiera, la UNRWA busca seguir brindando servicios a los “refugiados palestinos hasta que se encuentre una solución” a la causa palestina, agregó para luego hacer un llamado a la comunidad internacional a que intensifique su apoyo a esa agencia de inmediato.

 

El organismo suele necesitar unos 50 millones de dólares al mes para cubrir los salarios del personal que proporciona servicios de atención básica a 5,7 millones de refugiados palestinos, en medio de la crisis sanitaria causada por el brote de la COVID-19.

Esta agencia se creó en 1948 y opera en la asediada Franja de Gaza y en Cisjordania, así como en El Líbano, Jordania y Siria, y está financiada, casi en su totalidad, por las contribuciones de los Estados miembros de las Naciones Unidas.

En 2018, la Administración estadounidense de Donald Trump decidió detener por completo la ayuda financiera de Estados Unidos a la UNRWA. El Gobierno palestino denunció la medida de Washington, calificándola como un “flagrante ataque” contra el pueblo palestino y un desafío a las resoluciones de la ONU.

El corte de fondos a la UNRWA se sumó a otras medidas similares y proisraelíes de la Administración Trump, para sofocar los derechos del pueblo palestino, como la decisión de declarar la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) como la “capital” israelí y el traslado de la embajada estadounidense a esa ciudad palestina.

mnz/ktg/nkh/mkh