• El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la sede electoral de Likud, 17 de septiembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 18 de septiembre de 2019 7:28
Actualizada: jueves, 19 de septiembre de 2019 9:52

El escrutinio del 92 por ciento del censo electoral ha arrojado un empate técnico entre el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y su rival Benny Gantz.

De 120 escaños, el partido gobernante Likud y la alianza Kahol Lavan (centrista), liderada por el antiguo jefe del estado mayor del ejército Benny Gantz, han obtenido 32 escaños, según ha informado hoy miércoles el diario local Haaretz.

De momento, no han anunciado los resultados oficiales de las elecciones que se celebraron el 17 de septiembre, pero según reflejan los sondeos a pie de urna, ninguno de estos dos partidos y sus aliados podría conseguir los 61 escaños necesarios para tener mayoría en el parlamento.

El escrutinio sostiene que el partido de Likud del primer ministro sumaría 56 escaños, por lo que no podría crear un gobierno conservador homogéneo.

 

“No queremos unidad”, han gritado los seguidores de Netanyahu tras conocer los primeros resultados en Tel Aviv.

Estas elecciones se consideran una repetición de las celebradas en abril, después de que Netanyahu no lograra formar un ejecutivo y optara por convocar nuevas elecciones. En dichos comicios el partido Likud, y la alianza Kahol Lavan lograron cada uno 35 escaños.

Netanyahu, de hecho, para poder obtener la mayor cantidad de votos posibles en los comicios, prometió anexar las colonias del Valle del Jordán y el norte del mar Muerto, dos zonas estratégicas de la Cisjordania ocupada.

Sin embargo, estas medidas y el empujón del presidente de EE.UU., Donald Trump, a él al reconocer la soberanía israelí sobre los altos del Golán y el traslado de la embajada estadounidense a la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) al parecer le han servido poco en los comicios.

Por eso, resultará clave el apoyo del resto de las formaciones, para saber quién podrá alcanzar, a través de las alianzas, la codiciada cifra de los 61 diputados.

LEER MÁS: Palestina no espera que los comicios cambien la política de Israel

La posible victoria del primer ministro israelí en las elecciones de septiembre le permitiría gozar de inmunidad ante una serie de delitos, entre ellos corrupción, abuso de confianza y malversación de fondos públicos.

LEER MÁS: Caso 1000: Los Netanyahu exigían puros y champán a un millonario

LEER MÁS: ‘Corrupción interna y crímenes derivarán en el colapso de Israel

msm/ktg/alg

Comentarios