• El presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), Mogens Lykketoft.
Publicada: jueves, 31 de diciembre de 2015 11:53

El presidente de la Asamblea General de la ONU, Mogens Lykketoft, ha afirmado que la invasión de EE.UU. a Irak allanó el terreno para la aparición del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

“No podemos dejar de excluir la invasión de Irak en 2003, por muchas razones. Creo que (...) fue una mala decisión hacer esa invasión. Pero fue aún más peligrosa, ya que los que tomaron esa decisión no tenían una idea clara de lo que conseguirían y no tenían ni idea de cómo evitar la producción de más conflictos internos en ese país que ha sido caldo de cultivo también para que Daesh se apodere de algunas partes de Irak”, ha afirmado Lykketoft en declaraciones a la agencia rusa de noticias TASS y publicadas este jueves.

No podemos dejar de excluir la invasión de Irak en 2003, por muchas razones. Creo que (...) fue una mala decisión hacer esa invasión. Pero fue aún más peligrosa, ya que los que tomaron esa decisión no tenían una idea clara de lo que conseguirían y no tenían ni idea de cómo evitar la producción de más conflictos internos en ese país que ha sido caldo de cultivo también para que Daesh se apodere de algunas partes de Irak”, ha afirmado el presidente de la Asamblea General de la ONU, Mogens Lykketoft.

Según el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), era necesario buscar una sociedad más democrática e incluyente en el país árabe así como un acuerdo que protegiera los intereses de las minorías.

Terroristas de Daesh se preparan para ejecutar a dos personas en la provincia de Nínive, en el norte de Irak.

 

Además, ha hecho hincapié en que actualmente la experiencia de Irak debe ser tomada en consideración para resolver la crisis que azota a Siria. Asimismo, ha señalado que, de acuerdo con el plan aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), el 18 de diciembre, Damasco y los opositores han de sentarse a la mesa de negociaciones.

En este contexto, ha recalcado que habrá elecciones, pero antes de estas debe haber un marco constitucional que haga posible que las minorías en Sira sean incluidas y se sientan protegidas. A su juicio, cualquier elección no debe empoderar a una mayoría y suprimir a las minorías.

Lykketoft también puso énfasis en la participación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en la creación y el mantenimiento de la paz en Siria e Irak y en la prestación de atención a las minorías ya que, de lo contrario, ha advertido, las guerras civiles continuarán con más implicaciones internacionales.

A modo de colofón, ha expresado su deseo de que el conflicto sirio sea resuelto lo antes posible y Daesh sea erradicado del país.

Triple explosión en la ciudad de Homs, centro de Siria, deja decenas de muertos y heridos, 28 de diciembre de 2015.

 

Desde marzo de 2011 cuando estalló la violencia terrorista en Siria, más de 250.000 personas han muerto en el país árabe, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) con sede en Londres (capital británica).

ftn/ncl/mrk

Comentarios