• El jefe de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Cancillería de México, Efraín Guadarrama (dcha.), y el presidente boliviano, Luis Arce.
Publicada: miércoles, 17 de marzo de 2021 11:20

El Gobierno de México critica a la OEA y a su titular por su pronunciamiento sobre Bolivia y le exige evitar injerir en asuntos internos del mismo país.

Efraín Guadarrama, director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ha denunciado este miércoles el nuevo intento del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, por intervenir en la decisión de las autoridades bolivianas de detener a la expresidenta de facto Jeanine Áñez, y otros implicados en el golpe de Estado contra el exmandatario Evo Morales en 2019.

El alto funcionario mexicano ha recordado a la OEA que se comporte “de acuerdo a sus facultades” que “incluye el evitar aquellos posicionamientos que busquen tener injerencia en los asuntos internos de Bolivia”.

“La secretaría general debe atender la naturaleza colegiada de su mandato y abstenerse de confrontarse con un gobierno electo democráticamente como es el boliviano”, ha aseverado.

 

En un comunicado compartido por la OEA el lunes, Almagro cuestionó la independencia del sistema judicial de Bolivia y pidió la liberación de Áñez y algunos de sus ministros que están en prisión preventiva. Asimismo, propuso, entre otras cosas, el establecimiento de una comisión internacional encargada de investigar los hechos de corrupción en el país.

El Gobierno boliviano anunció el lunes que está evaluando medidas legales en contra de Almagro por sus “persistentes acciones de injerencia” en el país y por sus afirmaciones en torno al supuesto fraude electoral de las elecciones presidenciales de 2019 en Bolivia y su apoyo al golpe de Estado.

Las autoridades de Bolivia denuncian que la OEA promovió el golpe de Estado en Bolivia por publicar un desacertado informe de auditoría sobre un supuesto fraude en las elecciones presidenciales. Este informe de Almagro desató una crisis en Bolivia que dio lugar a un golpe de Estado que apartó del poder a Morales el 10 de noviembre de 2019.

tmv/nkh/hnb