• Una patrulla de la Policía boliviana custodia la entrada de la sede de la embajada de México en La Paz (capital de Bolivia).
Publicada: viernes, 27 de diciembre de 2019 1:00
Actualizada: viernes, 27 de diciembre de 2019 3:31

Alba y el Grupo de Puebla apoyan a López Obrador y condenan el hostigamiento policial y militar a la embajada de México en Bolivia y sus residentes.

La agrupación internacional de líderes progresistas de América Latina, Grupo de Puebla, expresó el miércoles su preocupación ante el aumento de fuerzas militares y policiales cerca de la embajada de México en La Paz (capital boliviana), sus diplomáticos y los asilados políticos del presidente depuesto, Evo Morales, que se encuentran ahí a causa de la persecución del gobierno golpista.

El lunes, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, mediante un comunicado emitido, condenó la “excesiva vigilancia” de seguridad alrededor de su embajada en Bolivia y pidió a las autoridades bolivianas cumplir con sus deberes internacionales.

Bajo la excusa de brindar seguridad a la embajada de México, las fuerzas golpistas están asediando, intimidando, espiando y hostigando, no solo a los asilados, sino que a toda la misión diplomática”, enfatizó el movimiento político –impulsado por el chileno Marco Enríquez-Ominami; el actual presidente de Argentina, Alberto Fernández; y el exministro de Brasil, Aloízio Mercadante– en un comunicado.

Además, llamó a las autoridades de facto y provisorias que encabeza la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez a asegurar la integridad de las instalaciones diplomáticas y de las personas bajo su protección.

Este jueves, el Gobierno mexicano ha anunciado que presentará una denuncia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por “asedio policial y militar” a su embajada en Bolivia, tras 5 días consecutivos de intimidación contra la sede diplomática, donde se ha incrementado el patrullaje y vigilancia; y también después de que el gobierno golpista boliviano ordenara el arresto de cuatro personas asiladas en la embajada del país azteca.

Asimismo, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, por su parte, a través de su cuenta de Twitter, ha publicado este jueves un comunicado de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), en el que expresa su preocupación por la “violación del Derecho Internacional” y ha reprochado el bloqueo contra la embajada de México en Bolivia por parte de los servicios de inteligencia y de seguridad del país andino.

Los países de la ALBA apoyarán las acciones judiciales que ejerza México contra Bolivia y han hecho un llamado que, según el artículo 22 de la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas, respete y cumpla cabalmente las obligaciones adquiridas por el Estado boliviano.

Las relaciones entre México y el gobierno de facto boliviano han llegado a una escalada de tensión después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aceptara en noviembre pasado asilar al depuesto mandatario boliviano, Evo Morales. 

México, desde el principio, ha repudiado el golpe de Estado contra Morales y se ha negado a reconocer a Áñez como presidenta de Bolivia.

mrp/rha/nlr/mjs