• Activistas se manifiestan contra la decisión de Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, en Tijuana, 28 de octubre de 2017.
Publicada: miércoles, 14 de febrero de 2018 2:49
Actualizada: miércoles, 14 de febrero de 2018 6:01

México aboga por la construcción de puentes en lugar de muros y destaca que la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de solicitar fondos al Congreso para levantar un muro fronterizo mexicano-estadounidense es un asunto interno del país norteamericano.

“Es un tema interno del Gobierno norteamericano”, declaró el martes el secretario de la Gobernación, Alfonso Navarrete, durante una rueda de prensa en el Palacio de Cobián, sede de los organismos de Interior.

En este contexto, ha subrayado que en las negociaciones bilaterales que las dos partes iniciaron en 2017, tras la toma de posesión de Trump, el Gobierno de México “ha externado con toda claridad su posición, y yo creo que entre buenos vecinos más que muros, necesitamos construir buenos puentes”.

Asimismo, ha destacado que “toda amistad y vecindad pasa por momentos buenos, momentos malos y momentos en que se tienen que replantear y aclarar cosas”.

México “ha externado con toda claridad su posición, y yo creo que entre buenos vecinos más que muros, necesitamos construir buenos puentes”, afirma el secretario de la Gobernación, Alfonso Navarrete.

 

De acuerdo con el político mexicano, a ambos países, que comparten una frontera de más de 3200 kilómetros, en la cual ya existe una valla a lo largo de más de mil kilómetros de longitud, los unen “lazos muy profundos culturales, comerciales, turísticos, de seguridad hemisférica, y estos lazos todos debemos procurar fortalecerlos”.

Trump divulgó el lunes su segundo plan presupuestario, en el que ha considerado un aumento de 191 millones de dólares para el año fiscal 2019. El plan destina 18 000 millones al polémico muro fronterizo entre México y Estados Unidos y más plazas en los centros de detención de inmigrantes.

El pasado 18 de enero tachó a México del “país más peligroso del mundo”, y abogó nuevamente por construir su polémico muro, esta vez bajo el pretexto de “parar el flujo de drogas” desde su vecino sureño, logrando así la “seguridad” para Estados Unidos.

El inquilino de la Casa Blanca insistió otra vez más en que México debe pagar el muro. El Gobierno mexicano repitió que “no pagará de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia un muro o barrera física que se construya en territorio estadounidense” a lo largo de la frontera con México.

fdd/hnb/nii/

Comentarios