• Combatientes de las Unidades de la Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de Irak, que forman parte de las Fuerzas Armadas del país.
Publicada: lunes, 4 de mayo de 2020 9:24

Las Fuerzas Armadas iraquíes han lanzado una operación a gran escala para eliminar a los remanentes de Daesh en la provincia occidental de Al-Anbar.

El Ejército, apoyado por las Unidades de la Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de Irak, ha comenzado este lunes una ofensiva de gran envergadura para limpiar la provincia de Al-Anbar de los miembros remanentes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Ahmad Nasrolá, subcomandante de las fuerzas populares, ha explicado que la operación de nombre “Ramadán 2” tiene siete ejes y se realiza en coordinación con la Fuerza Aérea y la Inteligencia de Irak.

A pocas horas del inicio de la operación, los combatientes de Al-Hashad Al-Shabi han abatido a tres cabecillas de Daesh y destruido un vehículo cargado con material explosivo perteneciente a los terroristas en la región Al-Madham.

 

La nueva ofensiva antiterrorista de las Fuerzas Armadas iraquíes se debe al aumento de los atentados de Daesh contra las fuerzas de seguridad y los combatientes de las Al-Hashad Al-Shabi (cuerpo militar integrado en las Fuerzas Armadas iraquíes) en diferentes provincias del país.

Autoridades y comandantes iraquíes acusan a EE.UU. de ayudar a Daesh en Irak en un intento para desestabilizar el país árabe y justificar su presencia militar en suelo iraquí, en momentos en los que el Gobierno de Bagdad exige la salida de las tropas estadounidenses de su país.

De hecho, después de que el Parlamento iraquí aprobara el pasado 5 de enero una resolución que exige la salida de las tropas “ocupantes” de EE.UU. de Irak, los ataques terroristas se han multiplicado, aunque el Ejército iraquí ha neutralizado la mayoría de esas ofensivas.

mnz/mjs/nii/