• Soldados estadounidenses toman posiciones alrededor de la embajada de EE.UU. en Bagdad, capital de Irak, 31 de diciembre de 2019. (Foto: APF)
Publicada: miércoles, 22 de enero de 2020 8:11
Actualizada: miércoles, 22 de enero de 2020 10:28

EE.UU. intenta sortear la resolución del Parlamento iraquí sobre la expulsión de sus tropas, con la disminución de las fuerzas desplegadas en sus bases en Irak.

"Dentro del partido chií hay dos puntos de vista: los grupos respaldados por Irán quieren que Estados Unidos y las fuerzas de la coalición se vayan de inmediato, y otros que quieren una presencia de coalición más pequeña", aseveró un funcionario occidental, según un artículo publicado el martes por el diario británico The Daily Telegraph.

El Parlamento de Irak aprobó el 5 de enero una resolución sobre la expulsión de todas las tropas estadounidenses del suelo iraquí y pidió que se ponga fin a la presencia de las fuerzas de EE.UU. en el marco de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe).

Esta resolución se produjo 2 días después del asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, por orden directa del presidente de EE.UU., Donald Trump.

 

Según el informe, actualmente hay alrededor de 5200 soldados estadounidenses en Irak, junto con aproximadamente 4000 de otras naciones occidentales, incluidos casi 500 soldados británicos.

Los funcionarios de EE.UU. y el Reino Unido esperan que esta medida satisfaga las demandas de las facciones pro iraníes en el Parlamento iraquí que votaron a favor del retiro de las tropas extranjeras.

Sin embargo, EE.UU. se niega a abandonar el país árabe con grandes cantidades de recursos naturales, ya que en las últimas décadas ha puesto su mirada en los ricos yacimientos petroleros de este país y reconoce abiertamente que quiere mantener sus tropas en Irak para controlar el petróleo tal y como lo ha hecho con Siria.

El líder del Movimiento Sadr, Muqtada al-Sadr, en un comunicado emitido el martes, denunció la presencia militar de EE.UU. en Irak e insistió que “nuestro país no es un lugar para los extranjeros”.

myr/ktg/mrp/hnb