• Un avión F-15 de la fuerza aérea israelí en unas maniobras militares.
Publicada: viernes, 23 de agosto de 2019 16:10
Actualizada: sábado, 24 de agosto de 2019 2:26

Los últimos bombardeos a posiciones de las fuerzas antiterroristas en Irak han sido obra de la aviación militar israelí, indican funcionarios estadounidenses.

En los últimos tres meses, ha habido cuatro ataques aéreos contra depósitos de armas, tres de ellos pertenecientes a las fuerzas voluntarias Unidades de Movilización Popular (UMP o Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) en la provincia central de Salah Al-Din, y el cuarto era en una base militar utilizada por la Policía Federal en Bagdad, la capital del país.

El último caso se produjo el lunes, cuando varias explosiones sacudieron el aeródromo de Balad —en Salah Al-Din— una base militar iraquí que antes había sido utilizada por EE.UU. Las fuerzas populares han erigido instalaciones de almacenamiento alrededor de la base. El bombardeo desencadenó una explosión de cohetes Katyusha y granadas de mortero que se dispararon y estallaron en los alrededores.

Dos altos funcionarios de Washington, citados el viernes de manera anónima por el diario The New York Times (NYT), han indicado que los ataques aéreos israelíes se dirigieron a almacenes de municiones de fuerzas iraquíes, un sitio que, según alegan, estaba siendo utilizado para “transferir armas a Siria”.

LEER MÁS: Fotos satelitales revelan huellas de Israel en explosiones en Irak

A este respecto, también un alto funcionario de inteligencia de Oriente Medio citado por el NYT responsabilizó al régimen de Tel Aviv de un bombardeo acaecido el pasado 19 de julio, en la región de Amerli, en el noroeste de Irak, donde resultó muerto un militar iraquí.

Disponemos de información precisa y creíble que indican a que los estadounidenses trajeron cuatro drones israelíes este año a través de Azerbaiyán para operar dentro de la flota estadounidenses con el fin de llevar a cabo incursiones dirigidas al cuartel militar iraquí”, denunció Abu Mahdi al-Muhandis, subcomandante de las fuerzas Al-Hashad Al-Shabi.

 

Tras los ataques, los comandantes de la milicia antiterrorista y responsables del Movimiento de Resistencia Islámica (Hezbolá) de Irak ya han acusado a “aviones estadounidenses e israelíes” de llevar a cabo “ataques repetidos” contra sus posiciones.  

“Disponemos de información precisa y creíble que indican a que los estadounidenses trajeron cuatro drones israelíes este año a través de Azerbaiyán para operar dentro de la flota estadounidenses con el fin de llevar a cabo incursiones dirigidas al cuartel militar iraquí”, denunció Abu Mahdi al-Muhandis, subcomandante de Al-Hashad Al-Shabi.

La semana pasada, el propio primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benjamín Netanyahu, insinuó desde Ucrania que Israel está detrás de los ataques. “Estamos operando, no solo si es necesario, estamos operando en muchas áreas contra un estado que quiere aniquilarnos. Por supuesto, le di una mano libre a las fuerzas de seguridad y les indiqué que hicieran todo lo necesario para frustrar los planes de Irán", dijo Netanyahu, al ser preguntado si Tel Aviv estaba considerando operaciones en Irak.

Israel, junto con Washington, tachan a las fuerzas populares iraquíes que operan bajo las UMP de “grupos terroristas dirigidas por Irán”, una acusación rotundamente rechazada por el Gobierno de Bagdad.

Las Unidades de Movilización Popular iraquí son una combinación de casi 40 grupos voluntarios que se formó en 2014 en pleno auge del EIIL (Daesh, en árabe) para luchar contra este y otros grupos terroristas. De hecho, las fuerzas populares desempeñaron un papel crucial en la lucha antiterrorista y apoyaron al Ejército nacional a liberar los territorios iraquíes usurpados por los extremistas.

mjs/lvs/mkh

Comentarios