• Combatientes de fuerzas populares iraquíes custodian una zona en el centro del país.
Publicada: viernes, 8 de marzo de 2019 15:30

Grupos de Resistencia iraquíes condenan las sanciones de EE.UU. contra el movimiento Hezbolá Al-Nuyaba y piden la expulsión de las tropas de Washington de Irak.

Por medio de comunicados emitidos el jueves, los grupos Kataib Hezbolá y Asaib Ahl Al-Haq manifestaron su ira después de que Estados Unidos incluyera el martes en su llamada lista de grupos terroristas a Hezbolá Al-Nuyaba y sancionara al secretario general de este grupo, Akram Abás al-Kabi.

Los grupos de Resistencia, indicaron las notas, se mantendrán firmes como “montañas” ante las “intrigas y acciones provocadoras” de Washington, mientras insiste en resistir contra la presencia del país norteamericano en la región.

Kataib Hezbolá achacó las sanciones al fracaso de los proyectos de Washington en Oriente Medio y acentuó que EE.UU. trata de debilitar la Resistencia iraquí.

“Los grupos de Resistencia, dedicados a defender Irak y sus santidades, hicieron fracasar los complots urdidos por EE.UU., el régimen saudí y sionista y sus mercenarios en la región”, recalcó Kataib Hezbolá.

Los grupos de Resistencia, dedicados a defender Irak y sus santidades, hicieron fracasar los complots urdidos por EE.UU., el régimen saudí y sionista y sus mercenarios en la región”, recalcó el movimiento iraquí Kataib Hezbolá.

 

Por su parte, Asaib Ahl al-Haq denunció la hipocresía de Washington al sancionar a un grupo que ayudó a derrotar a la banda terrorista EIIL (Daesh, en árabe). “Creemos que los criterios estadounidenses para el terrorismo no solo suelen ser erróneos, sino que en realidad son todo lo contrario”, lamentó.

Las milicias de Resistencia desempeñaron un importante rol en la eliminación de Daesh y la liberación de las ciudades de Mosul (norte) y Ramadi (centro) y la provincia occidental de Al-Anbar.

El Gobierno de Bagdad ha alabado en reiteradas ocasiones la contribución de los combatientes de estos grupos en la lucha antiterrorista. Sin embargo, los países occidentales consideran a las Unidades de Movilización Popular iraquíes como una amenaza para sus propios intereses. En este sentido, un comandante de estas fuerzas populares acusa a EE.UU. de urdir un plan para asesinar a sus líderes.

mjs/rha/tmv/rba

Comentarios